02 de octubre de 2020
02.10.2020
Superdeporte

El Valencia CF intensifica su identidad

El estilo Javi Gracia volvió a sentirse y ahora toca estabilizarlo ante el Betis

02.10.2020 | 17:44
El Valencia CF intensifica su identidad

Victoria de equipo. Esa es la clave que deja el paso por el Reale Arena. En ese sentido, Jaume Domènech profundizó en el valor del partido: «Vamos pareciéndonos más a lo que queremos ser como equipo». El portero, figura de enorme peso en el vestuario, reforzó los indicadores competitivos que se reflejaron ante la Real: agresividad, organización defensiva, pressing inteligente, resistencia al límite, ataque rápido, llegadas por banda... El Valencia recupera la línea que presentó ante el Levante y revaloriza lo sucedido en el Derbi. No hubo tantas casualidades en el debut. El siguiente paso está en sostener ese volumen de acción y esa intención estratégica otro partido. Ante el Betis, el reto es la continuidad; asentar lo bueno, corregir lo malo y seguir progresando.

Ante la Real, el equipo recuperó el tono que estaba proponiendo en presiones, en entradas ganadas, en interceptaciones y en duelos aéreos, todo notables hasta el paso del Huesca por Mestalla. Son categorías que ayudan a distinguir la intensidad defensiva y que ayudan a explicar el derrumbamiento de la jornada tres. Míchel puso el acento precisamente en eso, en la agresividad y lo sintetizó con un «hemos corrido más». No fue tan simple, claro, el no resultado del Valencia se eel pressing alto, las ideas claras, el mando de Seoane y Mosquera, los errores individuales... Maxi también insistió sobre esa línea en la zona mixta del Reale Arena: «En el partido pasado no metimos intensidad y hoy –por el martes– fue el revés. Salimos muy fuertes».

El despliegue actúa como vertebrador y potenciador de un planteamiento táctico completo, de un prepartido y de un partido dirigidos con acierto. Javi Gracia apostó fuerte, refrescó el once asumiendo la presión de decisiones importantes; fue protagonista por pizarra y no por micrófono. La presencia de Daniel Wass en la sala de máquinas organizó la estructura. El danés completó una actuación memorable fuera del lateral derecho. El pasillo central se hizo fuerte en torno a su figura y a la de Kondogbia, con una mezcla que aportó solidez más equilibrio, en defensa y en ataque. Más decisiones: Kang In regresó a la mediapunta –acompañando a Maxi, arrimando el hombro en el centro del campo– y el lugar de Wass en la retaguardia lo ocupó un Thierry Correia explosivo, seguro de sí mismo, más ordenado. Álex Blanco entró en la zona de Guedes. El zurdo y Musah aportaron sacrificio, que no es poco. En la segunda parte, cuando el depósito de la gasolina bajaba, el míster aplicó otra solución determinante doblando el carril izquierdo con dos laterales, con Toni Lato por detrás de Gayà. Por derecha apareció Jason, más eléctrico, más fluido con balón. La combinación de elementos limitó al máximo a la Real de Silva, de Merino, de Isak, de Januzaj... limitó al máximo a un adversario de gran nivel, de zona europea, finalista de Copa del Rey. Por primera vez, el Valencia remató a puerta más que su rival (tres por cinco), marcando la mínima también en remates totales concedidos (once), apartado en el que se arrastraba una media cercana a los veinte. El equipo levantó su producción de ocasiones generadas.

Reacción de entrenador

El Valencia intensificó su identidad. El sello de Javi Gracia volvió a ser reconocible, como lo fue ante el Levante y ante el Celta, por momentos. El segundo gol de Aspas frenó en seco la fase de reacción al inicio del segundo tiempo. Hubo polémica y situaciones al límite, nada que ver con el bloque hundido, confuso e inoperante, en defensa y en ataque, del sábado-tarde ante el Huesca. En el Reale Arena apareció la versión mejorada del Valencia que atrevesó al Levante durante la segunda parte. Volvió a aparecer la mejor versión de Javi Gracia, esa que disminuyó a un crack como Paco López. Por el contexto, por la carga de tensión y por los precedentes, lo del martes nunca puede ser etiquetado como ejercicio de mínimos cuando el once incorporó a chicos como Musah, Álex Blanco, Kang In o Thierry, algunos en posiciones de responsabilidad mayúscula, como Hugo. Al contrario, fue un ejercicio de máximos, ante un rival bien construido.

El equipo todavía está tomando asiento, Javi Gracia acaba de empezar a edificar y faltan refuerzos para apoyar todo lo bueno que se advierte dentro de un vestuario positivo, con energía renovada y hambre por triunfar. El Valencia está obligado a sostener el volumen que alcanzó en San Sebatián y no sólo es cuestión de fichajes, el cuerpo técnico tiene muy claro que el éxito de la temporada está en exprimir al máximo las posibilidades de los futbolistas que ya están, en generar contexto de calidad y trabajar para alcanzar cotas de rendimiento máximo, desde lo colectivo y a lo individual y viceversa. Javi Gracia se ha ganado al grupo como referencia y movimientos como los del Reale Arena le van a fortalecer. La plantilla tiene líderes y liderazgos emergentes, qué son, sino, Maxi o Kondogbia. El uruguayo lleva tres goles y ha sido determinante en dos de cuatro partidos. Está creciendo a lo bestia. El paso al frente de Wass es evidente y Kondo es absolutamente consciente de su misión y de la apuesta de Gracia.

A falta de Gabriel, la suma de minutos marca la columna vertebral. Jaume, Kondogbia, Wass, Maxi y Gayà llevan 360 minutos. El 14 queda como símbolo de la fase de resistencia y contención ante la Real. El pedreguero taponó a Januzaj y creció en el sufrimiento, hasta el servicio de la victoria. Por sus gestos, por su personalidad, por su energía, por su mentalidad, por su coraje... el capitán fue capitán, más allá del brazalete. La acción del 0-1 –rápida, directa, del centro (Wass) a la banda– fue puro Javi Gracia, puro Gayà y puro Maxi. Todo conecta, incluida una forma de competir muy VCF.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook