18 de febrero de 2021
18.02.2021
Superdeporte
PRÓXIMO RIVAL

La total dependencia del Celta a Aspas

Sin el delantero de Moaña el equipo gana uno de cada ocho partidos · Este año ha creado 15 de los 29 goles de su equipo

18.02.2021 | 21:50
La total dependencia del Celta a Aspas

Cada partido del Celta de Vigo sin Aspas tiene de fondo el eco de la famosa 'Aspas dependencia'. Pocos equipos dependen tanto de un jugador o del momento de lucidez de su estrella durante un partido. Se ha ganado a fuerza de grandes actuaciones, goles y asistencias el mote del 'Messi de los humildes' y es que tiene en Balaídos algo similar a la influencia del argentino en el Barcelona. Y con los números en la mano aún se refuerza más esa teoría. Desde su vuelta al cuadro celeste en la 2015/16, Iago se ha perdido 28 partidos y su equipo solo ganó 4 de ellos. O lo que es lo mismo, solo uno de cada ocho encuentros acaba en victoria si el '10' no está sobre el terreno de juego.

Su último partido, contra el Elche, puede servir de ejemplo para entender todo lo que supone Aspas en el Celta de Vigo incluso cuando no marca. El equipo de Coudet se puso 2-0 en el partido con dos asistencias de Nolito pero el atacante de Moaña fue fundamental en ambas. El pase previo a la asistencia. Y es que Aspas es durante los partidos un centrocampista más y un delantero más. Es el 'todo' en campo rival. El '10' va flotando sin una posición fija y es eso lo que le hace más imprevisible. Sin él nadie tiene esa capacidad de asociarse lejos de la portería rival ni de hacer de nexo de unión entre el medio y Santi Mina, quien está en un gran momento de forma. De hecho Coudet lo tuvo claro desde su llegada: Aspas tenía que ser el hombre libre.

La gran pregunta en ese sentido es, ¿qué pasa cuando no está Aspas? Esta temporada solo ha ocurrido tres veces, todas de manera consecutiva. Y la próxima será en Mestalla. En ninguna de ellas, el Celta logró salir con los tres puntos y acabó sumando solo un punto de nueve posibles. El primero de esos partidos fue contra el Villarreal y el naufragio fue total. Coudet apostó por Fran Beltrán en el medio con un 4-1-4-1. Y el resultado fue de 0-4 para el Submarino en apenas media hora. Después llegó la visita al Betis y el 'Chacho' cambió de hombre elegido. Fran Beltrán se fue al banquillo y entró Emre Mor. El turco era el hombre más próximo a Mina con Nolito por izquierda y Brais por derecha. Pero es un hombre más vertical y que toma peores decisiones. Resultado: derrota. En el siguiente choque llegó el Celta-Eibar. Mismos hombres pero con un matiz. 4-1-4-1 con Emre Mor en banda y Brais por dentro explotando su llegada. A pesar de eso, empate y nuevo pinchazo sin el de Moaña.

Esa sensación de ser incapaces de ganar sin Aspas se lleva arrastrando en Vigo desde la 2015/16. En aquella ocasión precisamente, el único partido que ganó el Celta de los tres que jugó sin el '10' fue ante el Valencia en Mestalla con goles de Guidetti y Hugo Mallo. La siguiente fueron seis ausencias con cuatro derrotas y dos victorias. En la 2017/18, los cuatro encuentros sin su presencia acabaron en dos puntos de doce posibles. La más llamativa fue la 2018/19, once partidos sin Aspas y solo una victoria y un empate. Es decir, cuatro puntos de 33 posibles. A su vuelta, el equipo gallego solo perdió un partido de nueve. La temporada pasada solo se perdió uno y el conjunto celeste sacó un empate del Coliseum y este año han sido dos derrotas y un empate. En total: 28 encuentros con el de Moaña fuera y 4 victorias, 5 empates y 19 derrotas con menos de un gol por partido de media.

Con los números en la mano es sorprendente el impacto ya no solo en el juego sino en estadísticas de goles generados por el de Moaña desde que aterrizó de vuelta en el Celta de Vigo. En la 2015/16, el cuadro gallego anotó 51 tantos en la que ha sido sin duda su mejor temporada como colectivo, logrando la clasificación a la Europa League. De ese total, 18 nacieron de las botas (14 goles + 4 asistencias) del atacante. La siguiente aumentó la cuenta y llegó hasta los 22 (19+3) de los 53 totales de su equipo. Un año después, la 2017/18, el atacante hizo 27 de los 59 que marcó su equipo, es decir casi uno de cada dos goles nacían de sus botas de manera directa, ya que en esta estadística no cuentan otro tipo de situaciones lógicamente. Sin ir más lejos, el último duelo del Celta en casa, contra el Elche, tuvo la participación de Aspas en los dos primeros goles. Fue el pase previo a la asistencia de Nolito para Mina y Brais respectivamente.

En la 2018/19, el de Moaña terminó haciendo 26 goles (20 + 6) de los 53 de su equipo. Datos similares a los del curso pasado, cuando casi uno de cada dos goles nacía de sus botas. Y lógicamente, si la influencia de Aspas es tan grande, cuando sus números no se van a más allá de los 20 tantos, el equipo lo nota. El ejemplo es el de la 2019/20. Hizo un total de 14+3 y su equipo se quedó en unos 43 tantos salvándose en la última jornada. Este año lleva 9 goles y 6 asistencias de los 29 de su equipo. Es decir, uno de cada dos. Y eso sin duda es algo que debe aprovechar el Valencia este fin de semana, el sábado a las 18:30, en Mestalla, donde tampoco estará Brais.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook