20 de febrero de 2021
20.02.2021
Superdeporte
Valencia 20Celta

Kang In enciende la luz en Mestalla

El Valencia sortea con dos goles en el descuento otro descalabro ante un Celta que jugó media hora con diez

20.02.2021 | 21:10
Kang In enciende la luz en Mestalla

A cámara lenta y con dos goles en el descuento, el Valencia resolvió un partido que pintaba negro después de jugar media hora con un futbolista más por la expulsión de Rubén Blanco. Más allá de las formas, los tres puntos son de muchísima sustancia para alejarse del peligro. Y es que la flor de Manu Vallejo fue el mejor aval para el equipo de Javi Gracia, al borde de otro descalabro en el momento en el que el gaditano mandó a la red lo que cuando salió de su bota era un pase a Gayà. Más meritoria que la definición fue la asistencia de Kang In, el único punto de luz por todos los pases filtrados que metió a lo largo del partido. Con el Celta a la desesperada, Thierry asistió a Gameiro para que en la última jugada maquillara el marcador fusilando a placer a Iván Villar. El Celta, incluso tras encajar el 1-0, mantuvo las expectativas y volvió a pisar el área, aunque su único remate a palos fue un testarazo manso de Santi Mina.

La locura del desenlace no tuvo nada que ver con lo pastoso que volvió a estar un Valencia en el que solo Kang In supo tirar del hilo. Quitando la bobada de turno, esta vez una amarilla por desplazar el balón cuando no venía a cuento, el coreano fue el único capaz de sacar al equipo de la quietud en la que estuvo instalado. Primero estuvo polvorilla entre líneas y luego aportó foco en una posición más atrasada cuando Gracia se decidió a retirar a Racic para redoblar la apuesta en ataque. Sin embargo, ni siquiera la expulsión de Rubén precipitó un aluvión de oportunidades.

En igualdad numérica, solo Wass encontró la portería aunque en fuera de juego. No hubo ni un disparo más del Valencia en la primera parte quitando ese gol anulado al danés, responsable de un balón profundo que Tapia le limpió antes de que cargara la pierna a un Kang In al que se le volvieron a adelantar en otro buen pase de Thierry. Se le apagaban las luces a los blanquinegros cuando se acercaban al área, en especial a Maxi Gómez, tan fuera del foco como de costumbre. Tras un buen control de Gayà, al uruguayo le faltaron señales luminosas para telegrafiar que chutaría de lejos. Un contraataque que se diluyó al borde del descanso fue lo mejor con diferencia de una primera parte pobre a más no poder.

El partido del Valencia evocó al de tantos otros días obtusos por sus problemas para elaborar el juego y darle ritmo a la circulación. Que fuesen Thierry y Gayà, los laterales, los únicos capaces junto a Kang In de filtrar un pase lo decía todo de un partido aburrido y estéril. Al Celta, sin Aspas ni Brais, le sobró con la receta común de aguantar y cerrarse, consciente de que con una buena organización podría resultarle suficiente. Los de Coudet se fueron envalentonando con el paso del tiempo y alcanzaron el área de Cillessen, la sorpresa en un once sin fichajes ni Guedes. El portero tuvo poco trabajo aunque hay que reconocerle el mérito de blocar un balón antes de que lo empalara Hugo Mallo en la que fue la mejor situación de gol para los gallegos. Nolito se había escurrido tras un saque de banda hasta la cocina y el holandés estuvo certero tras muchos minutos sin entrar en calor. De hecho, su única intervención fue a la hora, en la jugada previa a la expulsión de Rubén.

Demostrándose que era el único alivio posible, Kang In volvió a filtrar un balón a la carrera de Maxi. Tras consultar el monitor, el árbitro vio claro el atropello del guardameta, que hasta ese momento había estado certero en sus salidas. La expulsión dejó el partido franco para los de Gracia, aunque ni Racic ni Soler consiguieron probar a Iván Villar de lejos cuando todavía estaba frío. Fue al borde de otro descalabro cuando sin querer marcó Vallejo, siempre al quite cuando sale del banquillo.

Estas son las notas y estadísticas del Valencia - Celta

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook