05 de abril de 2021
05.04.2021
Superdeporte
APOYO TOTAL DEL EQUIPO A DIAKHABY

El plantón al racismo que lideró Gabriel Paulista

El brasileño considera que "después todo perdió sentido". Mangala pide castigo al que insulta y Wass dice que "el partido no podía continuar"

05.04.2021 | 21:26
El plantón al racismo que lideró Gabriel Paulista

No al racismo, no al racismo... escuchamos mucho este eslogan, pero lamentablemente no se hace lo suficiente... Para luchar contra todas las formas de discriminación, es hora de punir a los que atacan y no a los que sufren. ¿Por qué se amenaza a un equipo con perder los tres puntos después de que uno de sus jugadores haya sido objeto de un acto racista? Es tiempo de actuar». Este mensaje lo escribió este lunes por la tarde el jugador del Valencia CF Eliaquim Mangala, más o menos, al mismo tiempo que empezaba a circular en las redes sociales un audio del partido, difundido por una televisión inglesa, en el que puede oírse los insultos racistas que denunció Diakhaby. La de Mangala es una de las más significativas muestras de solidaridad que ha recibido Mouctar Diakhaby entre las expresadas por todo el grupo.

Los compañeros del central francés se pusieron de su parte desde el mismo instante en que montó en cólera contra Juan Cala, segundos antes de que el árbitro, David Medié Jiménez, decidiese amonestar solo a 'Diakha' al no haber escuchado las palabras del defensa del Cádiz. La indignación se apoderó de todos. Desde los titulares sobre el césped hasta los suplentes en la grada, pasando por el cuerpo técnico en el banquillo. En una secuencia captada por Movistar +, Gabriel Paulista se gira a la cámara de detrás de la portería para alertar de la vejación con la que se había agredido a su compañero mientras trataba de frenar la ira de Diakhaby: «¡Negro de mierda, no, eh; negro de mierda, no, eh!». De hecho, en un acto de valentía en contra de la actitud racista sufrida por su compañero en el centro de la defensa, Paulista, uno de los capitanes del equipo, fue el primero en reaccionar sin contemplación. «Nos vamos», decía al tiempo que emprendió el camino a los vestuarios y cruzaba las manos en señal de que continuar jugando tras lo sucedido no tenía sentido.

En el interior del vestuario, Diakhaby, entre lágrimas y hundido moralmente, argumentó al técnico, Javi Gracia, que él no saldría a jugar tras haber sido insultado de manera racista, pero entendería que el equipo lo hiciese después de los avisos de los colegiados sobre las sanciones a las que se arriesgaban por «incomparecencia». Mouctar continúa sin comprender como los representantes de los organismos encargados de impartir justicia y 'fair play' en el fútbol español ponían más hincapié en la norma que en la lucha contra el racismo. Medié Jiménez ni siquiera fue capaz de retirar la amarilla con la que lo amonestó antes de la interrupción del choque.

Unos 25 minutos más tarde, el Valencia CF dio un paso atrás. El equipo regresó en un contexto en el que ni los árbitros ni el club local, el Cádiz CF, se solidarizaron con lo padecido por 'Diakha'. Una situación que no convenció mayoritariamente a los jugadores valencianistas. «Como capitán del Valencia CF, muy orgulloso de como el equipo ha apoyado a Diakhaby yéndose del campo. Ningún ser humano merece esa vejación. Después todo ha perdido sentido. Hemos perdido todos, y no hablo del resultado. Nosotros, el Cádiz y el fútbol en general. NO AL RACISMO, NO A LOS RACISTAS. Di no al racismo», escribió Gabriel Paulista en su cuenta de Instagram, acompañada de ese instante en el que él mismo, acompañado unos metros por detrás de José Gayà y al lado de Diakhaby, lideró la retirada del lugar en el que su compañero había sido ofendido gravemente, simplemente, por el color de su piel.

Otro mensaje de apoyo, y a su vez crítico con la presión recibida por los agredidos, fue el de Daniel Wass, otro de los hombres de peso junto a Gayà, Carlos Soler y Jaume Domènech. «Hemos vivido un episodio muy grave. Mi compañero y amigo Diakhaby ha recibido un insulto racista por parte de un rival. Hemos abandonado el terreno de juego porque el partido no podía continuar después de un hecho así. Él nos ha pedido que saliésemos porque nos habían dicho que nos castigarían con la pérdida de los puntos de hoy, y quizá alguno más. Es una vergüenza que pasen estas cosas todavía. Queda mucho por hacer. Estamos de tu lado Diakha», escribió el danés.



Correia ha pasado por "una situación similar"

Otra de las imágenes que, a posteriori, ha sacado la televisión que retransmitió el duelo en España ha sido la de Guedes consolando a Thierry Correia, muy afectado, en el túnel de vestuarios. «No hay espacio para el racismo. Fue un partido difícil para mí después del incidente con Mouctar. He pasado por una situación similar y sé lo duro que es para él. Espero que todos sepan que estamos contigo, hermano», decía Correia en su perfil.

Las muestras de apoyo a Diakha, entre ellas, compartir la fotografía de grupo en el Antonio Puchades, han sido prácticamente unánimes por parte de la plantilla. Sin embargo, en la tarde del domingo, en el vestuario visitante del Ramón de Carranza, faltó una voz de mando en el seno de club que diera respuesta a la presión y la amenaza de sanción que recibió el equipo tras haber decidido plantarse frente al racismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook