06 de abril de 2021
06.04.2021
Superdeporte

¿Todavía no hay audio? Así era el dispositivo audiovisual en el Carranza

¿Quién se ofreció a pedir perdón? El testimonio de Diakhaby, diferencial en el 'Caso Cala'

06.04.2021 | 20:59
¿Todavía no hay audio? Así era el dispositivo audiovisual en el Carranza

Ya no queda otra que encontrar una prueba que acredite el insulto, pero del caso Cala y su «negro de mierda» a Diakhaby se puede decir que va a marcar un antes y un después en el fútbol y en el deporte español. A nivel profesional sin duda, pero seguramente se extienda al deporte amateur y al de base por el efecto espejo que sobre él generan los iconos profesionales. Se pruebe o no, en adelante, ningún futbolista saldrá a un terreno de juego sin recordar ese «negro de mierda». Ese es el verdadero legado de lo que sucedió el pasado domingo en el Ramón de Carranza. Es la consecuencia del paso adelante que dieron Diakhaby y los jugadores del Valencia CF.

Pero, ¿cómo está la situación en estos momentos? Los dos protagonistas ya han dado su versión, Cala y Diakhaby, y entre el Cádiz y el Valencia CF, prácticamente se han declarado la guerra. Paralelamente, tanto la Liga de Fútbol Profesional como la Federación Española de Fútbol se han puesto manos a la obra para investigar a fondo el asunto. Algo que por otra parte, es lo que pretende el Valencia CF, que insiste en llegar hasta el final para defender a su futbolista, al que cree sin fisura alguna. De hecho, de lo que dice el jugador francés se desprende una situación nueva en la que las autoridades del fútbol español, Liga de Fútbol Profesional y la Federación Española de Fútbol, deberían centrar todos sus esfuerzos.

En un vídeo transmitido a través de las redes sociales el futbolista francés desvela que un futbolista del Cádiz le propuso la opción de que si Cala se disculpaba se reanudaba el partido, pero él se negó. Estas son, íntegras, las palabras del futbolista francés: «Hola, quiero hablar de lo que pasó en Cádiz el domingo. Después de dos días estoy más tranquilo y quiero hablar. En Cádiz, el domingo, hay una jugada en la que un jugador me insulta y las palabras son 'Negro de mierda'. Eso es intolerable. Habéis visto todas mis reacciones y eso no se puede dejar pasar en la vida normal y, sobre todo, en el fútbol que es un deporte de respeto. Mis compañeros y yo decidimos ir al vestuario y luego nos pidió un jugador de ellos a uno de los nuestros que si Cala se disculpaba si volveríamos al campo y mis compañeros y yo dijimos que no porque las cosas no son así. Hoy, me siento bien, pero me ha dolido muchísimo. Espero que LaLiga tenga una solución y pruebas para que se vea todo y se aclare. Quiero agradecer al Valencia CF, compañeros, cuerpo técnico por la solidaridad y apoyo que me han dado. También agradecer por todo el cariño a la afición. Solo quería decir que estoy bien. Muchas gracias».

Lo que se investiga

De momento hay hasta cuatro investigaciones abiertas. Una por parte del Valencia CF, que insiste en llegar hasta el final y espera que el ya llamado 'Caso Cala' termine cambiando los protocolos del reglamento para situaciones de este tipo. Con sus medios, el club trata de localizar unas imágenes que prueben el insulto de Cala a Diakhaby. De hecho, cada lunes llegan a los clubes los resúmenes de los partidos de la jornada, y este pasado lunes hasta cuatro empleados del club las revisaron para ver si en ellas aparecía alguna imagen en ese sentido. No es este un dato cualquiera, es la explicación a porqué el Cádiz dio órdenes a Cala de que no hablara del asunto hasta el martes. Blanco y en botella. Esperaron a confirmar que en las imágenes de la LFP no hay pruebas. Y a partir de ahí, llegó la rueda de prensa de Cala y la posible denuncia al Valencia CF.

Este periódico se puso ayer en contacto con la Liga de Fútbol Profesional y se mantiene en que no hay «prueba alguna». Pero eso no significa que la Liga que preside Javier Tebas vaya estar con los brazos cruzados. Al contrario, según publica el periodista Ramón Fuentes en el diario Sport, la Liga ha decidido enviar todos los sonidos que tiene a su disposición del partido entre el Cádiz y el Valencia CF a empresas especializadas. Lo que se busca es intentar que puedan aumentar los sonidos de los jugadores y aislar lo más posible los ruidos de fondo para ver si, como resultado de este minucioso trabajo, pudiera aparecer ese audio que confirme o desmienta todo lo acontecido en el Ramón de Carranza.

LaLiga y la RFEF, al tanto

La Liga de Fútbol Profesional está por lo tanto manos a la obra, y también lo está la Federación de Fútbol. De entrada, el Valencia CF ha enviado dos escritos a la Federación, uno al Comité de Competición para que le sea retirada la cartulina amarilla a Diakhaby, y otro al Comité de Integridad de la RFEF para solicitarle que actúe de oficio, como en su día entró para sancionar a Hugo Guillamón y Javi Gracia con uno y dos partidos respectivamente. La intención del Valencia CF con esto es denunciar y sancionar los hechos ocurridos en el partido del pasado domingo.

Poco después se supo que, efectivamente, el Comité de Integridad ya ha trasladado al Comité de Competición el 'Caso Cala' para que lo investigue. Desde la Federación se asegura que se mantienen firmes en la presunción de inocencia, pero el asunto es de tal gravedad, que toman cartas en el asunto. Y es de tanta gravedad, que si se pudiera probar de manera irrefutable que Cala le dijo negro de mierda a Diakhaby, se podría quedar sin licencia federativa entre dos y cinco años. Y sin licencia no se puede jugar a fútbol federado, ni profesional ni amateur.

La denuncia de Cala

La cuarta investigación del Caso Cala la llevará a cabo abogado del propio Juan Cala, que ayer anunció en rueda de prensa «espero que el presidente del Valencia CF después de decir lo que dijo acuda a los tribunales a denunciarme, porque yo sí lo voy a hacer». Y lo que dijo básicamente el presidente del Valencia CF sobre Cala fue esto: «Mouctar Diakhaby fue víctima de un gravísimo insulto racista por parte del jugador Juan Cala.

Aunque él lo niegue, todos sabemos reconocer una cara de culpabilidad y creemos totalmente a Mouctar. Este tipo de comportamientos son intolerables en el fútbol y en la sociedad. Yo creo en mi jugador y todo el mundo que veía el partido por televisión pudo ver que algo grave ocurrió para que nuestros jugadores se marcharan del césped. La cara del culpable se vio muy evidente en la televisión también». Preguntado por esta denuncia, el presidente aseguró ante las cámaras del Golazo de GOL que «no está preocupado».

Desde La LFP se asegura que de momento no se ha encontrado prueba alguna que inculpe a Juan Cala después de revisar todas las cámaras y todos los micrófonos, pero la investigación sigue abierta. De hecho, después de que Juan Cala asegurase ayer en rueda de prensa que desde la Liga de Fútbol Profesional se han puesto en contacto con él, este periódico preguntó a la LFP al respecto y sobre todo, si también se habían puesto en contacto con Mouctar Dikahaby pero se mantienen al margen de lo que digan los futbolistas.

Catorce cámaras y siete micrófonos en el Carranza 

La LFP sí está activada en la búsqueda de pruebas como demuestra que ha enviado todos los audios a una empresa especializada, y lo cierto es que no son pocos, ya que según dicta el Reglamento de TV de la propia LFP, en el partido Cádiz-Valencia CF había hasta 14 cámaras ya que es un choque catalogado de Tipo B. En este tipo de partidos hay además hasta siete micrófonos en el terreno de juego. Se trata de micrófonos de tecnología llamada LAWO, que consiste en que el propio micrófono hace un seguimiento de la pelota y los micrófonos rotan en un función de la zona hacia dónde va el balón. En partidos catalogados como A+ hay hasta 42 cámaras de televisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook