27 de abril de 2021
27.04.2021
Superdeporte

El fracaso de Meriton con el Valencia Mestalla

El filial competirá en una categoría muy por debajo a la de la gran mayoría de filiales de Primera. Hasta el Villarreal C puede estar por delante

27.04.2021 | 20:54
El fracaso de Meriton con el Valencia Mestalla

Si había una temporada en la que el Mestalla no podía fallar era esta. La reestructuración de las categorías del fútbol español con la desaparición de la Segunda B (creada en 1977) y el nacimiento de la Primera RFEF, Segunda RFEF y Tercera RFEF en 2021 condenaba a los peores equipos del campeonato a perder dos categorías de golpe. El Mestalla ha consumado ese doble descenso a falta de confirmación matemática convertido en el sexto peor equipo de los 102 que conformaban la Segunda B. Solo por delante del CD Covadonga, SD Leioa, CD Marino, CF Lorca Deportiva y CP Villarrobledo. Solo dos victorias en toda la temporada (10 empates y 10 derrotas) tienen la culpa.

La caótica planificación deportiva de Meriton el pasado verano ha arrastrado al Mestalla al pozo de la quinta división española. Un drama con consecuencias fatales para el futuro a corto-medio plazo de la política de cantera (Youth Polity) que pregona el club en tiempos de crisis económica. El descenso del Mestalla abre una distancia abismal entre el primer equipo y el filial que interrumpirá peligrosamente el proceso natural de formación/proyección de los canteranos. Lo normal es que los jóvenes lleguen peor preparados para dar el salto al fútbol de élite. La otra consecuencia, casi tan dramática como la primera, es la peligrosa distancia que se abre con la mayoría de filiales de los clubes de LaLiga asentados en categorías superiores. Si Meriton apuesta de verdad por un proyecto de cantera ya parte en desventaja con respecto a la mayoría de equipos de Primera.

Primera RFEF: el sitio natural

Muchos de ellos estarán Primera RFEF: el nuevo tercer escalón del fútbol español con 40 clubes divididos en dos grupos de 20 equipos. De momento, ya hay 30 equipos clasificados para esta nueva categoría (a la espera de que cuatro de ellos puedan ascender a LaLiga SmartBank) y 8 son filiales de primera: Barcelona B, Real Madrid Castilla, Villarreal B, Athletic B, Real Sociedad B, Betis Deportivo, Celta B y Valladolid Promesas. Las pérdidas del Mestalla no solo son deportivas. La RFEF trabaja en la venta colectiva de los derechos de televisión (12 millones) con el objetivo de que cada equipo reciba alrededor de 300.000 euros. Hay filiales como el del Sevilla, Osasuna, Levante y Cádiz que tiene asegurada su plaza en Segunda RFEF y luchan por ascender a Primera RFEF.

Tampoco en la segunda RFEF

El Mestalla tampoco estará en una Segunda RFEF, cuarta categoría del fútbol español, que la integrarán 90 equipos, 54 de Tercera y 36 de Segunda B, divididos en cinco grupos de 18 confeccionados por criterios geográficos. Los filiales del Atlético de Madrid (tercero de grupo) y del Granada (líder del suyo) están bien posicionados para permanecer en Segunda RFEF. Los filiales de Huesca (segundo), Eibar (cuarto) y Elche (quinto y casi descartado) apuran todavía sus opciones de subir a Segunda RFEF. El Villarreal C (líder de grupo) está a un paso de jugar las eliminatorias de ascenso a Segunda RFEF. De superarlas, jugaría en una categoría superior al Mestalla. Un drama.


El pozo de la tercera RFEF

El pozo en el que ha caído el Mestalla es la Tercera RFEF, heredada de la antigua Tercera División con 324 clubes divididos en 18 grupos de 18 equipos cada uno: 26 descendidos de la extinta Segunda B, 234 procedentes de Tercera y el resto ascendidos del fútbol regional. El Mestalla está al mismo nivel que el Getafe B (quinto y sin casi opciones de salvarse de la Tercera RFEF) y el Alavés B, con posibilidades aún reales de evitar la quinta división. Todos los filiales de LaLiga tienen más salud que el Mestalla. La gestión de Meriton habla por sí sola.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook