05 de diciembre de 2018
05.12.2018
05/12/2018

Un partido poca cosa

La presencia de Gameiro y Batshuayi fue francamente mosqueante

05.12.2018 | 11:47

No era un día para sorpresas. El Valencia CF tenía la eliminatoria casi sentenciada de antemano. Y sí, había curiosidad de ver a gente nada habitual como Kang-In y Racic o por observar el estado mental de Lato tras no contar para nada con el apoyo del técnico. Pero sorprendió Marcelino colocando en el once titular a sus dos fichajes para la delantera y la presencia de Gameiro y Batshuayi ante el Ebro fue francamente mosqueante. Tanto es así que el equipo de Marcelino se llevó una sonora bronca el término del primer tiempo con ese cero a cero en el marcador y con esa imagen de equipo ramplón y con escasa motivación.

Marcó Batshuayi

Y sí, algo pasó en la segunda parte y ese algo tuvo mucho más que ver con un centro medido de Lato que con el remate a puerta vacía de Batshuayi. Me alegra por Lato, por su trabajo permanente y por demostrar que sí se puede contar con él con todas las de la ley. No solo pegó ese medido centro, además se asoció con un Kang-In con mucha generosidad hacia el canterano que se llevó cuando fue cambiado el aplauso del coliseo de Mestalla. Sobre Batshuayi nos alegramos por su gol pero nos sorprendió de forma absoluta su escasa participación en el juego ante un equipo de una categoría muy inferior lo que invitaba a pensar que podía ser su día. Pero pese al gol no fue así. Pecó casi de indolencia en un duelo escasamente complicado para un Valencia muy superior a su rival.


Lo de Gameiro

Habrá que ver el alcance de la lesión de un Gameiro que hasta su lesión estuvo francamente ausente del partido. Luego, tras un esfuerzo, tuvo que pedir el cambio y se marchó al vestuario generando dudas. Yo no sé que tiene pensado Marcelino para medirse al Sevilla pero si Rodrigo se recupera a tiempo yo apostaría por una delantera formada por Santi Mina y Rodrigo, los dos jugadores que ayer tuvieron descanso en la Copa del Rey. Sorprende, eso sí, que ayer los dos delanteros titulares del Valencia fueran precisamente los dos jugadores fichados por Marcelino para hacer olvidar a Zaza en el ataque del Valencia. Y lo cierto es que ni por juego ni por actitud ninguno de los dos fichajes nos hizo olvidar al italiano. Mal partido de ambos protagonizado por el gol de Batshuayi y la lesión de Gameiro. Muy poquito la verdad.

El alma de Mestalla

Siendo un duelo con muy poquito en juego debemos destacar la importante afluencia de público para estar junto al Valencia. Hubo pitos, cierto, pero la grada es inteligente y también repartió alguna ovación a los suyos cuando fueron sustituidos. Fue un duelo francamente flojito de fútbol pero resuelto a favor del cuadro con más categoría por una buena jugada protagonizada por la cabalgata y centro de un Lato que no se merece estar medio apartado del equipo. Destacar también un paradón de Jaume en los últimos minutos que hubieran colocado el peligroso empate a uno en el marcador a la espera de unos minutos por disputar. Al final pasó lo que todos esperábamos: pasó el mejor equipo pero sin dejar ningún buen sabor de boca. Poca cosa y poco fútbol el vivido en Mestalla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook