05 de febrero de 2020
05.02.2020
05/02/2020

El Valencia CF juega un partido loco

Un penalti con el tiempo ya casi cumplido le da al Granada el pase a semifinales

05.02.2020 | 10:06
El Valencia CF juega un partido loco

Sí, fue penalti, un penalti tonto pero penalti al fin y al cabo. El Valencia queda apeado de la Copa y en esta ocasión debo reconocer que me sorprendió Celades para mal. Lo dar entrada a Guedes con el empate en el marcador me pareció una temeridad. Y lo de suplir a Rodrigo cuando ya se intuía la prórroga para sacar en su lugar a Florenci lo encuentro un cambio tan absurdo como el anterior. El Valencia perdió el duelo primero por encajar un gol nada más empezar el partido y luego por no saber llegar a la prórroga cuando todo parecía escrito.

Lo de Celades

Y no entiendo que saques a Guedes y sientes a un tipo como Ferran que estaba siendo el alma del ataque del Valencia en los últimos encuentros. Guedes necesita tiempo para incorporarse al grupo pero ese tiempo no se adquiere en partido como el de ayer y dejando sentado en el banquillo a su delantero más en forma del equipo. Si a eso le añades que también le dió al entrenador por suplir a Rodrigo por el defensa italiano debo decir que no entendí nada de lo que propuso el entrenador. El Valencia, con esos cambios se debilitó ante un Granada que sí fue a intentar ganar el partido.


Defensa rota

No se si es por acusar la ausencia de Garay pero en el primer gol del Granada, ese abrió el marcador, la defensa del Valencia reculó en la jugada de Soldado en lugar de intentar cortarle el pase antes. Acción torpe que acabó casi nada más empezar por dar aires al Granada y por poner una piedra en los ánimos del Valencia. Pese a todo la primera parte fue frenética con ataques constantes de ambos equipos en un primer tiempo realmente brutal de ocasiones y jugadas más o menos organizadas.

Y el derrumbe

Cuando una eliminatoria copera llega al final de los noventa minutos no es consecuente meterte a defender olvidándote de tu ataque. Y sí, eso hizo el Valencia y eso provocó al final que el Granada ganara el duelo en un penalti tan estúpido como inesperado. Jaume Costa no puede ir con las manos levantadas para evitar un centro de un Granada que sí pensó en la victoria. Mal reflejo del Valencia y triste desenlace para un duelo empatado en casi todo momento jugado en casa de un Granada que fue más ofensivo que el Valencia. Al final, ese entiendo, los cambios de Celades perjudicaron más al equipo que el propio Granada. Y yo me quedé con cara de tonto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook