31 de marzo de 2020
31.03.2020
Superdeporte
01/04/20

Mestalla se resiste a desaparecer

Nuestro viejo coliseo del Valencia CF da la impresión de que se niega a morir

31.03.2020 | 23:22
Mestalla se resiste a desaparecer

Mestalla está ahí, peleando cada día su suerte pero la realidad parece tozuda y nos indica que siempre parece que está a un paso de ser vendido y desaparecer, pero por unas cosas o por otras sigue aguantando al pie del cañón temporada tras temporada. El último que habló de finiquitar Mestalla fue Peter Lim coincidiendo con la compra del club de la calle Artes Gráficas. Pero a fecha de hoy ha fracasado en su intento como en épocas pasadas también fracasaron de forme rotunda el informe de un consejero -José Peris Frígola- y las intenciones de la desaparecida alcaldesa Rita Barberá, que apostó por hacer un estadio olímpico y con pista de atletismo donde hoy se encuentra ese montón de hormigón al que nadie es capaz de meter mano.

Lo de Peris

Era consejero del Valencia CF y muy famoso en el mundo de la construcción. Fue el primero en avisar de que Mestalla se quedaba viejo y que podría tener un derrumbe casi en un visto y no visto. Peris Frígola peleó mucho con esa denuncia de que el estadio se podía caer o derribar algunas de sus fachadas y eso provocó que en el club entrara el miedo en esa época en que se formó el primer consejo de administración presidido por Arturo Tuzón y con muchos ilustres de la época formando parte de ese selecto consejo.

Lo de Rita

La alcaldesa durante un montón de años firmó un acuerdo con el club para que se construyera un nuevo estadio con pista de atletismo para que fuera también sede de otros eventos deportivos. Como ven el tiempo ha pasado y de esa historia inicial con el ayuntamiento de Valencia y da la impresión de que el magnate de Singapur, digo Peter Lim, tampoco avanza en las obras ni tiene claro quién se queda con los terrenos del actual Mestalla.

Tres intentos

Como pueden ver ya han pasado tres intentos para derribar Mestalla y nuestro veterano y querido estadio da la impresión de que no quiere abandonarnos, nadie encuentra el camino correcto para dar ese paso al frente. Ahora, los compradores del suelo no pueden cumplir lo que prometieron y el club les ha quitado la exclusiva. El tema real es que Lim tiene que cambiar de estadio y en estos momentos todo permanece parado y con la urgencia de acometer esa obras. Veremos qué sucede y esperemos que Mestalla nos diga adiós con todos los honores el día que eso ocurra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook