01 de julio de 2020
01.07.2020
Superdeporte
01/07/2020

El entrenador no es el problema

Nos podemos cabrear, insultar, pero Lim hará lo que quiera

01.07.2020 | 12:06
El entrenador no es el problema

El entrenador del Valencia CF podía ser un problema, pero al fin y al cabo era simplemente un problema menor. Celades sí dio muestras de incapacidad, pero lo realmente preocupante no eran los conocimientos de Celades. Lo que de verdad importa es quién lo puso ahí y quién va a seguir llevando los destinos del Valencia CF en contra del cualquier sentido común. Tenemos un presidente que no sabemos de qué va y tenemos un máximo accionista y dueño del club que se m ueve torpemente en el terreno deportivo. Y la solución es complicada. Aquí manda Peter Lim -por culpa de un buen número de valencianos que llevaron al club a un camino sin sentido- y nos podemos cabrear, morder, insultar, hacer los que nos dé la gana... pero aquí va a seguir mandando Lim.

Celades

El problema no reside ni residía en Celades. El problema de verdad era haber apostado por un entrenador sin experiencia y al que se le había revolucionado la plantilla. Si en cualquier faceta de la vida a mí me ponen por delante a un tipo que no tiene ni idea de periodismo ni de cómo se construyen las noticias, está claro que mi destino rozaría así de entrada el fracaso y yo me rebelaría ante eso.


El que manda

Tenemos un presidente que pinta poco como es el señor Murthy, pero tenemos otro, este a miles de kilómetros de distancia, que una vez más demuestra no tener ni idea de fútbol. Cumplirá con Bankia, pero no cumple en absoluto con el valencianismo. Que Murthy siga aquí es un grotesco fracaso. Que Celades haya estado aquí un insulto a cualquier sentido común.


Escucha Peter Lim

Vivir el Valencia CF desde miles de kilómetros de distancia está mal, pero hacerlo de una forma tan absolutamente demencial está peor todavía. Yo le escribo a Peter Lim, aunque tengo claro que no me va a hacer caso, y le rogaría que pusiera algo de sentido común en las filas de un equipo centenario y con un alma descomunal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook