27 de octubre de 2020
27.10.2020
Superdeporte
27/10/2020

Lo de Javi Gracia ya no me hace tanta gracia

El técnico está deprimido y con razón, pero esa depresión afecta al juego de un equipo muy justito

27.10.2020 | 11:23

Lo siento de verdad y de corazón. Entiendo que el actual entrenador del Valencia CF ha sido utilizado y engañado de forma grosera por el entorno de Peter Lim y esa especie de depresión en la que ha entrado (no ha querido pagar para marcharse, lo que me parece hasta normal por su parte) está resultando negativa para sacar partido a este equipo. Después de tres derrotas seguidas el grupo necesita mucha motivación y no la está encontrando en el actual máximo responsable. Y Javi Gracia me cae bien, pienso incluso que es un buen entrenador. Ahora bien, este equipo necesita cualquier cosa menos un entrenador deprimido como el que tiene actualmente. El equipo vive en un desconcierto general y mucho tienen que cambiar las cosas para que esta corriente no nos lleve directamente a cambiar de entrenador, aunque en el fondo sea casi como hacerles un favor a los espabilados que están manejando indignamente el Valencia CF.

¿Cambio?

Este club que tanto queremos se tiene que poner a trabajar con un mínimo de dignidad para que los jugadores que tenemos sientan que tienen a alguien que sí cree, que no está pensando en su marcha, algo que puede ser comprensible a nivel individual pero que sin duda está dañando de rebote al equipo. Es imposible que los profesionales ignoren todo lo que ha pasado, Gracia tiene que darle la vuelta de inmediato porque si eso no ocurre hay que empezar a pensar en el relevo. Es duro y, conociendo el proceder de Lim, no está claro que ese relevo esté a la altura, pero no hay más.

Y no me cae mal

Les voy a ser sincero. Cuando el Valencia CF anunció a Javi Gracia como nuevo entrenador del equipo a mi me pareció una idea buena, interesante y hasta sorprendente. Por primera vez en mucho tiempo este Valencia de Peter Lim parecía dar un paso adelante. Me gusta Gracia y me pareció oportuno su fichaje, debo reconocer que eso no ha cambiado, pero tenemos un entrenador que públicamente ha dicho que se siente engañado por la propiedad y que si no se ha ido es solo porque tiene que pagar una cantidad muy importante al club. Engañado y atrapado. Le doy la razón porque es una situación que se ha gestado en Singapur, pero tenemos la obligación de pensar en el equipo, en mañana, y de cara a esos partidos que vienen es necesario que el Valencia CF actual cambie y mucho sobre el terreno de juego. Casi, casi, que necesitamos más un psicólogo que un entrenador de los de toda la vida, pero lo que sí que es indudable es que este Valencia necesita un cambio de dirección realmente urgente, intensidad, confianza en lo que se está haciendo y ambición, dejar de hacer el ridículo como así sucedió en la primera parte del encuentro contra el Elche en su propio campo. Ese Valencia apático y tristón es el que tenemos la obligación de cambiar casi en tiempo récord y ese cambio se ve muy complicado de ejecutar tal como vemos de moral a Javi Gracia.


Más opiniones de Vicente Bau.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook