21 de noviembre de 2020
21.11.2020
Superdeporte
21/11/2020

Un partido cargado de esperanza

Solo los jugadores son capaces de darle valor a un partido y de subir la moral de sus aficionados

21.11.2020 | 12:04
Un partido cargado de esperanza

No le demos más vueltas. El partido de este domingo no es un simple duelo frente al Deportivo Alavés. El Valencia CF se juega mucho más en este duelo que exclusivamente los tres puntos en disputa. Lo que está sobre la mesa es la credibilidad, esa que es incapaz de transmitir el actual presidente y menos todavía la empresa Meriton desde su Singapur del alma. Sobre la mesa está la credibilidad para una afición que es soberana y tiene todos mis respetos, y esa credibilidad se la deben transmitir los jugadores sobre el terreno de juego. Si ganan el duelo, fenomenal. Pero si lo pierden, pero lo pierden dejándose el alma, pues sigamos adelante también. El personal de Singapur ha dejado un grupo para sufrir a lo bestia y parece que les dé igual. La diferencia en este caso se trata del compromiso y de la entrega de los propios futbolistas. Ellos sí que son capaces de generar ilusión y de mantener un nivel de entrega y de lucha que desconoce por completo el personal que gestiona el club.

El partido contra el Real Madrid, al margen del excelente resultado cosechado, sí que indica que este grupo tiene alma. Ahora se trata de que esa alma no sea tan sólo flor de un día. Lo que vimos contra el Madrid, lo que sentimos, es importante. Pero de momento todavía es muy poco. Se trata, para que nos entendamos, de que este disminuido Valencia CF se deje la piel en todos los partidos y en todos los campos. Este domingo juega contra un rival justito, pero que también se deja la piel en cada duelo para mantener la categoría. Y eso es lo que yo le pido a los jugadores del Valencia y especialmente a Soler y Gayà, que son un poco los que están tirando del carro blanquinegre en estos momentos de dureza y de casi rabia. Repito lo dicho anteriormente. Espero que el Valencia CF se deje la piel en Vitoria e incluso me da igual el resultado. La apatía es mala consejera y ante el Real Madrid obviamente no existió.

Pero para este Valencia CF debemos comprender una cosa fundamental. Cada partido que juegue este equipo es como si lo hiciera contra el Real Madrid. Solo con ganas, lucha y trabajo daremos una alegría a una afición que se siente abandonada y casi desesperada. Ahora bien, no quiero ser un portador de malas noticias y desde este momento apuesto a que sí, apuesto a que este Valencia CF ha renacido de las traiciones de Meriton y se está tomando cada partido como si fuera un reto personal y apasionante. Y oigan, estoy convencido de que, si yo fuera futbolista, el empuje de mi afición sí que me serviría de estímulo para medirme al Deportivo Alavés. La cita es el domingo por la noche, mañana, y yo espero que el lunes todos podamos celebrar que este equipo sí sabe competir y ganar partidos... y no solo contra los grandes.


Más opiniones de Vicente Bau.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook