26 de febrero de 2020
26.02.2020
Guía para afrontar el nuevo coronavirus chino.

Guía para afrontar el nuevo coronavirus chino

La OMS ha asegurado que "es el momento" para que el mundo se "prepare" para una epidemia global

Son una extensa familia de virus que afectan al ser humano y varias especies de animales. Hasta ahora había seis conocidos que podían enfermar a una persona: cuatro que causan el resfriado común, el del SARS (surgido en 2002 también en China) y el del MERS (en 2012 en Arabia Saudí).

 

El periodo de incubación no se conoce con exactitud. Suele considerarse que es de 14 días, pero las autoridades sanitarias chinas han descrito casos de hasta 27 días.


Es un virus insidioso: se puede contagiar incluso sin presentar síntomas. Se han detectado pacientes asintomáticos que están contaminados con el virus. No es frecuente que esto ocurra en otros virus.


En el caso de los productos comerciales de procedencia china, conviene tener en cuenta que el virus sobrevive unos nueve días en superficie.



Evolución del virus

El número de contagios por el coronavirus continúa creciendo en todo el mundo, mientras la Organización Mundial (OMS) de la Salud asegura que, aunque de momento no se pueda hablar de pandemia, sí "es momento para prepararse para ella".






Coronavirus y gripe: similitudes y diferencias

Tanto el coronavirus chino como la gripe común provocan enfermedades infecciosas agudas de las vías respiratorias que se contagian con facilidad de persona a persona. El cuadro médico de ambos virus es similar. Este parecido dificulta el diagnóstico de la infección sin una analítica.



 

En ambos casos, la mortalidad se centra sobre todo, pero no exclusivamente, en pacientes mayores de 60 años y/o con otras enfermedades subyacentes.


Ambos virus se transmiten por las vías habituales: partículas expulsadas al toser, contacto de manos (de ahí la importancia de lavárselas frecuentemente), posiblemente las heces...



Consejos imprescindibles antes el coronavirus


Evitar la alarma innecesaria, evitar el contacto cercano con personas que están enfermas.


Quedarse en casa cuando se está enfermo. No abarrotar los servicios de urgencias de forma innecesaria. Los espacios más peligrosos van a ser las consultas médicas y los servicios de urgencias.


Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.


Si tiene tos o estornudos, tosa en un pañuelo o en el hueco del codo, nunca en la mano; si utiliza pañuelo, que sea siempre desechable, luego tírelo a la basura (esto vale también para otros virus como el de la gripe).



FuentesFuentes: Benito Almirante, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC); Rodrigo Abad, médico del centro de salud de Pola de Siero, y Mauricio Telenti, especialista en Microbiología del HUCA.