01 de abril de 2020
01.04.2020
Superdeporte

Los mejores aparatos para hacer deporte y adelgazar en casa

No te pierdas estos trucos para perder kilos sin salir de casa durante el estado de alarma

01.04.2020 | 20:17
Los mejores aparatos para hacer deporte y adelgazar en casa

El COVID-19 colapsa prácticamente toda la información de los telediarios y las conversaciones con nuestro entorno. El Gobierno ha ido ofreciendo muchos datos sobre el coronavirus y dando una serie de consejos, entre los que encontramos tanto el teletrabajo como la cuarentena. Pero desde aquí queremos dejar claro que estar en casa no significa quedarse sentado en el sofá y que no puedas acudir a tu gimnasio no es excusa para no intentar adelgazar mediante una serie de trucos. Además, te bastará con tener unos pocos objetos con los que sacar máximo partido a tu gimnasio improvisado.

Si lo que pretendes es perder unos kilos que te sobran, ya estás tardando en ponerte las pilas. Te vamos a demostrar que para adelgazar no hace falta pisar un gimnasio y ponerse en casa desde casa es muy fácil. Además, dependiendo del tipo de ejercicio, mejorarás tus huesos, articulaciones, corazón o incluso ánimo. Y es que está demostrado que después de hacer deporte se liberan endorfinas y serotonina, hormonas "de la felicidad".

Es por eso que aquí te proponemos una serie de ejercicios que podrás realizar fácilmente en casa y que te ayudarán a tonificar y a perder peso de cara al verano y para matar el tiempo extra que vas a pasar en casa estas semanas. Eso sí, recuerda que el calentamiento y el enfriamiento son muy importantes antes y después de entrenar (así evitarás lesiones y ayudarás a que los músculos se recuperen antes) y que más importante que el deporte es llevar una dieta sana y
equilibrada.


Pelota de pilates

Como ves en la imagen, son muchos los ejercicios que puedes realizar con una pelota de este tipo. Desde estiramientos variados hasta una gran cantidad de movimientos que te ayudarán a endurecer los músculos e incluso perder calorías sin sufrir.



Sentadillas

Las clásicas sentadillas son uno de los mejores ejercicios para tonificar los glúteos, las piernas y perder peso en esta parte del cuerpo. Pero hacerlas correctamente tiene su miga. Con las piernas algo más abiertas que la anchura de los hombros comienza a flexionar las rodillas y baja la cadera como si fueras a sentarte en una silla. Mantén la espalda recta, el abdomen apretado e intenta que la parte anterior de tus muslos quede por debajo de las rodillas para conseguir mejores resultados. La clave en la vestimenta pasa sólo por vestir un pantalón tan cómodo como elástico y de esta manera evitar una situación 'cómica'.



Escalador o 'mountain climber'

Si lo que buscas es perder peso a la vez que tonificas piernas, torso y tren superior, este es tu ejercicio. Comienza en posición de plancha, con las manos apoyadas en el suelo, los brazos estirados y manteniendo la espalda recta a la vez que aprietas el abdomen y los glúteos. Ahora empieza a doblar las piernas llevando las rodillas al pecho, alternando la izquierda y la derecha cada vez más rápido. Puedes empezar a realizar el ejercicio en tres series de 30 segundos cada una con unos 20 segundos de descanso entre ellas para después ir aumentando el tiempo. Si tienes, puedes usar una esterilla, pero sobre todo no descuides unaz zapatillas adecuadas para evitar resbalar.


Abdominales bicicleta

Los clásicos abdominales son una buena opción para tonificar el torso. Pero si quieres ir un paso más allá y entrenar más zonas del abdomen (la parte baja, que es una de las más difíciles de marcar) prueba los tipo bicicleta y ayúdate de aparatos específicos como este.



Flexiones

Las flexiones de toda la vida son otro de los mejores ejercicios que existen para tonificar la parte superior del cuerpo a la vez que pierdes grasa. Acostado boca abajo, coloca los brazos extendidos a la misma altura de los hombros y mantén la espalda recta y las caderas alineadas. En este punto las puntas de los pies es la única parte del cuerpo, además de las manos, que toca el suelo. Baja el cuerpo doblando los brazos y vuelve a la posición inicial extendiéndolos de nuevo. Si quieres un plus de comodidad, prueba con este aparato.


Si no tienes demasiada fuerza en los brazos puedes probar su versión más ligera: utilizando las rodillas como punto de apoyo a la vez que cruzas y mantienes levantados los pies. En este caso, además de una esterilla que suavice el contacto de tus rodillas con el suelo, debes llevar un pantalón que no se desgaste fácilmente.


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook