El jugador de la selección francesa y del Atlético de Madrid consiguió arrancar una sonrisa al niño.