Cuando parecía que el Valencia CF despertaba en la Liga BBVA, una siesta de 90 minutos en Cornellà-El Prat puso nuevamente de relieve los males de un equipo que acabó humillado y vapuleado tras encajar cuatro goles del Espanyol.