Cientos de corredores invaden París cuando, a partir de a las 19:00 horas se permite salir a correr.