Rafael Nadal protagonizó uno de los momentos de la jornada del Abierto de Australia, y no solo por su victoria ante el argentino Federerico Delbonis que le catapulta a la tercera ronda, sino porque durante el encuentro propinó un pelotazo a una de las recogepelotas que se encontraba de pié cerca de la red.