El Villarreal B sigue perfilando su plantilla de cara a la próxima temporada y suma dos recursos nuevos con los que armar un equipo competitivo. El filial del Submarino Amarillo incorporó a Pablo Íñiguez y a Carlos Pérez para reforzar las posiciones de la retaguardia y el centro del campo.

El primero de ellos procede del Atlético Levante y después de jugar en el Girona, Rayo Vallecano, Reus, Hércules y el segundo equipo levantinista le llega el turno del filial amarillo. Además, el fichaje del valenciano supone el regreso de un futbolista que se formó en la cantera del combinado groguet, ya que llegó a la escuela de Miralcamp en la categoría Alevín e incluso llegó a debutar con el primer equipo. A sus 27 años, Íñiguez será una de las referencias del proyecto del Villarreal en 1º RFEF a través de su rapidez y buena capacidad para salir con el balón jugado.

Por otra parte, Carlos Sánchez firma por dos temporadas y aterriza en Miralcamp para darle versatilidad al centro del campo de su nuevo conjunto. Hábil con balón y poderoso en labores defensivas, a sus 20 años, presume de haber competido en las canteras del Levante y del Valencia y ahora buscara seguir creciendo en el Villarreal B, uno de los equipos punteros año tras año en Segunda B y que este curso estará en esa 1ª RFEF tras la nueva remodelación.