El pasado mes de abril, Mediterráneo informaba de que el Villarreal había llegado a un acuerdo con el defensa central Aïssa Mandi, que vestirá de amarillo las próximas cuatro temporadas, firmando su nuevo contrato hasta junio del año 2025. Dos meses y medio después, a mediados de junio, el club oficializó dicho fichaje, incorporando a un zaguero que llega como agente libre, tras expirar su vinculación contractual con el Betis. Este lunes, el Submarino presentó al futbolista, un zaguero ambicioso, ganador y que es consciente que la competencia será máxima en el vigente campeón de la Europa League.

Acompañado del vicepresidente de la entidad, José Manuel Llaneza, Aïssa Mandi (Chalons-en-Champagne, Francia, 22/10/1991) hizo su primera puesta en escena pública. «Cuando el Villarreal te llama, no hay que pensar mucho. Sé el club que es, lo que representa y fue fácil decidirme. Yo lo que quería es un club que juegue regularmente en Europa y por eso me decanté por firmar por este club», confesó como primera impresión.

La adaptación, muy fácil

Según el franco-argelino, su acogida ha sido muy buena. «Me he adaptado muy rápidamente, estoy muy cómodo en este equipo. Debo agradecer tanto al club como a mis compañeros el recibimiento. En solo 10 días, el Villarreal ha hecho sentirme como en mi casa», dijo.

Un factor añadido es el hecho que, junto a él, el Submarino tiene cinco franceses en sus filas: «Además, en la plantilla hay muchos jugadores que hablan francés y que son franceses, por lo que es todo mucho más sencillo».

Jugar y pelear por títulos

Mandi tiene muy claro qué pretende en su estancia en el Submarino. «Mi objetivo es jugar el máximo número de partidos posibles y al mejor nivel. En lo colectivo, evidentemente, sin renunciar a nada. El Villarreal es un equipo importante y debemos pelear por todos los títulos», argumenta.

El 'caramelo' de la Supercopa

Además, sabe que la exigencia en la entidad es máxima desde la pretemporada, ya que habrá un título en juego: la Supercopa de Europa. «El primer partido oficial es una final, casi nada. Tendremos que llegar muy en forma, por eso habremos jugado ocho partidos previos para estar en plenitud de condiciones para intentar superar al Chelsea», insiste.

Es más, prefiere amistosos en el periodo estival que entrenamientos. «Me parece muy bien que en la pretemporada haya muchos partidos, que es mejor incluso que entrenar, porque así nos podremos adaptar rápidamente a los compañeros», confesó.

La competencia, bienvenida

Uno de los aspectos que tiene claros el internacional argelino es el hecho de que ser titular no será nada sencillo. «Cuando llegas a un gran club sabes que no será fácil jugar, y el Villarreal es un gran club», reconoció, añadiendo que «el año pasado Pau, Raúl y Foyth lo hicieron muy bien y no será fácil hacerse con un hueco. Eso es lo bueno que tiene un club grande, donde la competencia es máxima y habrá que hacerlo todo bien para tener oportunidades». «La temporada es larga y con cuatro competiciones todos tendremos nuestra oportunidad», finalizó.