Mientras los jugadores del Villarreal CF siguen ejercitándose a las órdenes de Unai Emery, la actividad no cesa en las oficinas de la Ciudad Deportiva de Miralcamp. Además de en el capítulo de altas, la secretaría técnica del Submarino sigue trabajando en buscar acomodo a algunos de los futbolistas con los que no cuenta para la campaña 2021/22, en la que el equipo competirá en LaLiga, la Copa del Rey y la Champions League, y peleará por el título de la Supercopa de Europa el próximo 11 de agosto en Belfast contra el Chelsea.

A la salida por finalización de contrato de Jaume Costa (ha fichado por el Mallorca) y la rescisión del año de contrato que le restaba a Carlos Bacca (jugará en el Granada), se sumaron en los últimos días los traspasos de Enric Franquesa al Levante y de Mario González al Sporting de Braga; las cesiones de Xavi Quintillà al Leganés y de Iván Martín al Alavés, y la compra definitiva por parte del Espanyol de Miguel Llambrich.

Pero, al margen de estos futbolistas, todavía otros siete u ocho compañeros deberían aligerar la plantilla del Submarino antes de que diera inicio la temporada como así ha solicitado el técnico de Hondarribia para poder entrenar en buenas condiciones y con los jugadores que sí entran en sus planes. En el disparadero de salida están futbolistas como Javi Ontiveros, que estuvo cedido el año pasado en el Huesca; Sofian Chakla, quien no parece tener sitio con Emery tras su paso por el Getafe, e incluso Funes Mori, que es uno de los siete centrales con los que cuenta el primer equipo a día de hoy. De hecho, el defensa argentino estaría en la agenda de otros clubs de Primera División como el Levante y el Granada, y tiene muchos números para salir ya que por delante tiene a Raúl Albiol, Pau Torres, Aïssa Mandi, Juan Foyth y Jorge Cuenca.

Una defensa saturada

Sin lugar a dudas, la defensa es una de las parcelas más saturadas actualmente en el Villarreal ya que, además de esos siete centrales que trabajan a diario con el Submarino, hay que añadir tres laterales zurdos (Alfonso Pedraza, Pervis Estupiñán y Alberto Moreno), y todo apunta a que uno de ellos también debería buscar minutos en otro equipo para este nuevo curso.

También faltará por ver qué sucede con jugadores como Rubén Peña, Francis Coquelin o Dani Raba, cuya marcha del Villarreal estaría supeditada a la llegada de algún otro efectivo que complementara su parcela en el terreno de juego. El principal problema con el que se está encontrando la secretaría técnica amarilla es el ritmo tan pausado que está llevando el mercado de fichajes este verano y el hecho de que no llegan ofertas interesantes que puedan acabar de convencer a los afectados para salir de un club como el Villarreal, con estabilidad económica y el proyecto.

A expensas de que pueda darse alguna oportunidad de mercado en las próximas semanas, el principal objetivo del Villarreal es la incorporación de un extremo tras cerrarse las llegadas de Foyth (central, lateral derecho y mediocentro), Aïssa Mandi (central), Jorge Cuenca (central), Boulaye Dia (delantero centro) y Morlanes (mediocentro).