Pau Torres está a nada de empezar su aventura en los Juegos Olímpicos junto a la selección española. Y aunque ahora está pendiente del torneo internacional, el central no se olvida del Villarreal. Y es que Pau ha pedido jugar la final de la Supercopa de Europa con el Villarreal.

Esta final es la segunda en la historia del club y Pau no se la quiere perder a pesar de que le tocaría estar de vacaciones esos días. El jugador amarillo está como loco por disputar la final contra el Chelsea del próximo 11 de agosto en Belfast (Irlanda del Norte).

El problema es el cansancio acumulado, ya que el central no ha parado. Tras acabar la temporada, el jugador fue a la Eurocopa con la selección, y ahora se encuentra con Tokio para disputar los Juegos Olímpicos. Es obvio que cuanto más lejos llegue la selección, mayor será el cansancio. La última cita posible es el 7 de agosto para pelear por la medalla de oro.

Por lo tanto, si Pau llegase hasta la final, solo tendría 3 días de descanso, que se convertirían en ninguno si nada más volver se incorporase al equipo. Al final la última palabra la tiene Unai Emery, y será quien decida si cuenta con el central o no para la final.

"Volveré de Japón vestido de amarillo y con muchas ganas de intentar poder llegar a la Supercopa de Europa", dijo Pau en Cope. Y es que contar con él tiene parte positiva y parte negativa, puesto que el futbolista es una pieza importantísima en el 11, pero su entrada daría paso a que al comienzo de LaLiga el jugador este más cansado.