El pasado verano, dentro de las opciones de mercado y la rumorología habitual y lógica de cada mercado estival, sonaron muchos futbolistas para engordar la nómina del Villarreal CF, pero el club groguet tenía todo el rato una bala en la recámara. Un futbolista que el grupo de trabajo que lidera el consejero delegado, Fernando Roig, ya tenía en su agenda desde hacía varios años y que Unai Emery conocía de su estancia en la Premier League: Arnaut Danjuma, un desconocido neerlandés que militaba en el Bournemouth de la Championship, la segunda división inglesa.

Cuando el Periódico Mediterráneo avanzó la tentativa lanzada por el Submarino por el internacional por Holanda, de 15 millones, que el Bournemouth rechazaba en un primer momento, nadie daba crédito a esta posibilidad, por aquello del desconocimiento sobre el jugador. Pero en la nave amarilla sabían que ese era el futbolista a contratar y por el que había que realizar un sobre esfuerzo.

El club de la Plana Baixa mandó semanas después una segunda oferta de 20 millones que también fue rechazada --los ingleses pagaron casi 17 millones por Danjuma al Brujas belga--, aceptando la tercera, de algo más de 23 millones el 19 de agosto. Un fichaje del cual ya se está obteniendo rendimiento en los casi dos meses que lleva en el club

Totalmente adaptado

Futbolista dinámico, veloz, que se adapta a cualquiera de las posiciones de ataque, incluso de punta, y que en 8 partidos oficiales que ha participado, 6 de Liga y 2 de Champions, 5 goles y 1 asistencia en 467 minutos, por lo que sale a 1 tanto cada 97 minutos jugados.