El Villarreal viaja sin apenas margen de error a Berna para medirse al Young Boys en la fase de grupos de la Liga de Campeones, en la que suma un punto de los seis ya disputados y en la que una derrota en tierras suizas le dejaría sin apenas margen para la clasificación.

Un resultado adverso incluso haría peligrar el tercer puesto, el que da derecho a disputar la Liga Europa, mientras que un triunfo devolvería al conjunto de Unai Emery todas las opciones de clasificación e incluso de pensar en liderar el grupo.

El equipo había encadenado una serie de buenos resultados, pero el domingo tropezó en casa ante el Osasuna (1-2) con un gol en el tramo final del encuentro, circunstancia que tiene cierta similitud con la vivida en la visita ante el Manchester United en el último partido europeo, resuelto a favor del conjunto inglés con un tanto de Cristiano Ronaldo en el último minuto (2-1).

Para este encuentro, Emery tan solo tiene la baja de Boulayé Dia, que se recupera de sus problemas en la rodilla, aunque no podrá contar con la presencia de Serge Aurier, que no puede ser inscrito en la competición.

Por ello, el técnico vasco puede contar con todos sus efectivos y no tendrá en cuenta rotaciones o descansos dada la trascendencia del choque.

Así, el equipo podría estar integrado por Gero Rulli como portero, con una defensa formada con Juan Foyth, Raúl Albiol, Pau Torres y Alfonso Pedraza, mientras que en la medular estará Éttiene Capoue como pivote, acompañado por Manu Trigueros y Dani Parejo.

En el ataque presentará tres futbolistas de corte muy ofensivo: Yéremi Pino, Gerard Moreno y Arnaut Danjuma, ante un rival que, a priori, se presentaba como el más débil del grupo, pero que en estos momentos aventaja a los villarrealenses en la tabla clasificatoria del grupo.

El Young Boys, por su parte, llega al encuentro con ligeras dudas después de que su racha inicial de victorias en la liga suiza se rompiera el pasado fin de semana con un empate en casa ante el Lucerna, último clasificado en el campeonato helvético.

El equipo de Berna llevaba hasta entonces cuatro victorias consecutivas, y muchas de ellas coronadas con goleadas como el 0-6 endosado al Servette de Ginebra, el 1-6 al Lausana o el 4-0 al FC Zúrich, todas ellas en menos de un mes.

Dirigidos por el alemán David Wagner, los berneses son actualmente terceros en la clasificación de la liga suiza, un puesto sin embargo discreto para los aficionados locales, si se tiene en cuenta que han ganado los cuatro últimos campeonatos.

Te puede interesar:

En la Liga de Campeones han ofrecido sensaciones contradictorias con una victoria ante el Manchester United y una derrota ante el Atalanta italiano, aunque los tres puntos que contabilizan les permiten ocupar la segunda posición del grupo.

Los aficionados que mañana asistirán al encuentro en el Wankdorf Stadium confían en que su equipo aproveche el aparente mal momento de forma del Villarreal, último en el grupo y en una discreta duodécima posición en la liga española.