El Villarreal, que tras la derrota de este sábado ante el Barcelona, suma dieciséis puntos en los catorce partidos de Liga que ya ha disputado, necesita de una reacción parecida a la de la temporada 2004-2005, la primera del técnico Manuel Pellegrini en su banquillo, para llegar a competir en Europa.

A pesar de tener pendiente un partido en casa frente al Alavés, el Villarreal se encuentra más cerca del descenso que de la Liga Europa a pesar de que en esta campaña también disputa la Liga de Campeones como ganador de la última edición de la Liga Europa.

Para llegar a Europa, el conjunto de Unai Emery necesitaría de unos muy buenos números a partir de ahora con la necesidad de ganar el sesenta por ciento de los partidos que le quedan, registro que solo ha conseguido en una de sus veintidós temporadas en Primera División.

Fue en la campaña 2004-2005 en la que tras la disputa de los primeros catorce partidos, tenía quince puntos, pero acabó la Liga en tercera posición con 65 puntos, gracias a una segunda vuelta pletórica con la obtención de cuarenta de los 72 puntos que había en juego.