El Villarreal podrá presumir durante un año de ser el vigente campeón del COTIF Femenino Cañamás Naranja tras imponerse en la final a Argentina por 1-2 en un partido que estuvo a la altura de las circunstancias. Emoción, intensidad y goles.

El encuentro comenzó con dos equipos que se respetaron de inicio. El Villarreal trató de hacerse con el dominio del encuentro, pero la defensa argentina no concedía errores. Su posesión no se traducía en peligro. Tras varios minutos sin oportunidades claras, sí estuvo cerca de anotar Cube en un saque de esquina. Lo intentó Holzheier desde muy lejos, pero su disparo se marchó alejado. Abrió el marcador el Villarreal con un buen balón de Paola hacia el desmarque de Sheila Guijarro, que la cazó a las mil maravillas en la frontal del área y fusiló sin piedad a Esponda. Núñez tuvo en sus botas el empate, a los tres minutos de la segunda parte; pero segundos más tarde fue Fatou Kanteh la que puso un buen pase al corazón del área que Sheila Guijarro envió al fondo de las mallas. La extremo del Villarreal puso de nuevo en problemas a la defensa argentina con una buena cabalgada, pero su pase no halló rematadora y la zaga albiceleste envió a córner.

La segunda parte tuvo diversas interrupciones que frenaron el ritmo del encuentro, lo que beneficiaba a un Villarreal que estaba cómodo con su ventaja de dos goles. Con poco más de diez minutos de juego, Argentina recortó distancias con un gol de Bueno, que recibió en el primer palo tras un robo de Sanabria, se estiró sobre el césped y la envió al palo opuesto de Carbonell. La albiceleste sumó efectivos arriba para buscar el empate a la desesperada, pero le costaba llegar a la portería rival. Nada pudo hacer para evitar la derrota.