29/10/2016

Resistir todavía y siempre al invasor

Algunas de las barbaridades que dicen de Mestalla me llevan a la conclusión de que estamos en el buen camino y volvemos a molestar

10.11.2016 | 10:26

Varios aficionados del Valencia discutían hace unos días y no pude evitar poner en marcha la antena. La conclusión era que el proceso de venta ha hecho mella y daño entre la afición, y aventuraban una fractura definitiva. No les quito razón porque la venta del club fue algo histórico y por lo tanto lo son sus repercusiones, pero también es cierto que lo de las divisiones es de toda la vida. Dicen los libros que narran la historia del Valencia que ya bien pronto la grada estaba dividida entre partidarios de Montes y partidarios de Cubells, dos delanteros muy buenos pero muy diferentes que los dos marcaban goles para el Valencia pero que generaban bandos. Siempre he pensado que el debate interno está en nuestra manera de ser pero que no hay mejor forma de lograr la unión que encontrar un enemigo común. Y ya decían los romanos aquello de ´divide y vencerás´, y así fue como, por ejemplo, logró Julio César someter a toda la Galia en el siglo primero antes de Cristo. Derrotó a las tribus una a una y cuando quisieron unirse bajo el mando de Vercingétorix, digamos que los romanos ya eran demasiado conscientes de los beneficios económicos y políticos que les daba conquistar la Galia como para dejarse expulsar por aquellos ´bárbaros´, teniendo en cuenta que eran la primera potencia militar del mundo conocido. Y unidas todas las tribus bajo el mando de Arminio fue como los germanos lograron plantar cara al ejército romano hasta que estos decidieron retirarse al otro lado de Rin porque consideraron que aquellas tierras no merecían tanto esfuerzo militar y económico. El Rin se convirtió en frontera natural y como es natural, ya sin invasores del exterior, los germanos continuaron con sus peleas de toda la vida.

Pues eso, que soy de los que piensa que siempre habrá debates internos entre el valencianismo pero mira por dónde el guinde del Barcelona en Mestalla el pasado sábado y todo lo que ha venido después coronado con un colectivo arbitral que en la sombra quiere legitimar el robo, no ha hecho más que unir a todos los valencianistas. Está por ver cuánto durará y cuándo volveremos a las divisiones nuestras de cada día, pero la prepotencia barcelonista, en el fondo, nos ha hecho más fuertes. De hecho, algunas de las barbaridades que se están diciendo de Mestalla y su ambiente no hacen más que llevarme a la conclusión de que estamos en el buen camino porque molestamos y que les gustamos más divididos y derrotados. Con esto no legitimo la violencia ni al lanzador de la botella pero lo escribo sabiendo que los que no lo quieren entender no lo van a entender y los que lo quieren entender lo van a entender. De hecho, otra de las conclusiones de esta semana es que ha quedado claro quién quiere defender al Valencia ante las injusticias y quién prefiere quedar de divo, ecuánime o decente ante sus jefes de Madrid o ante su audiencia ´nacional´.

PD: Lo de Arminio y las tribus germánicas y lo de la guerra de las Galias está muy resumido y cualquier experto podrá poner muchos matices o decir que hay errores de bulto. Pido perdón porque solo es una metáfora y no un tratado de historia antigua. De hecho, todos sabemos que el gran error es que Julio César jamás logró someter a toda la Galia, porque una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor...

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine