VICENTE BAU

Ni por esas

El Valencia encajó tres goles en casa del colista y eso es grave y muy preocupante

10.01.2017 | 20:40
Ni por esas

No hay manera de sonreir aunque sea un poquito después de cada partido del Valencia. Lo de anoche parecía un mal guión adaptado a modo de culebrón para una serie de clase B. Piénsenlo bien. El Valencia se adelantó tres veces en el marcador en casa del colista y acabó fallando un penalti y permitiendo que Osasuna empatara el partido con el tiempo prácticamente cumplido. Y miren, les voy a ser franco, más allá de alegrarme por todos los chavales de la cantera que ayer tuvieron un pequeño espacio de tiempo en el Valencia me sofoco por la nulidad defensiva del equipo. Que Osasuna te haga tres goles es un disparate imposible de digerir. Y los hizo y evitó de esta forma que el equipo de Voro se llevara esos tres puntos que necesita como el llover.

Mario Suárez
Y sí, uno de los grandes problemas del Valencia vinieron por el desastroso nivel de juego de un tipo como Mario Suárez. Vale, sí, todos sabemos que anoche no jugó en su puesto y que todo eso necesita un esfuerzo por su parte. Pero una cosa es tener un esfuerzo y otra cometer acciones más infantiles que las que podrían hacer todos esos chavales del Mestalleta que ayer tuvieron unos minutos en Pamplona. Mario fue un desastre y el colista de Primera hizo tres goles como tres soles... y eso sí que de verdad es casi un insulto para la decrépita defensa valencianista.

Otro invento
Miren, les voy a ser franco, pese a todas las patadas que pega fuera de la ley yo pondría antes a Enzo Pérez ocupando esa plaza en la defensa que al ya citado Mario Suárez. Enzo es cierto que juega un poco pasado de vueltas y que en varios partidos no ha sido expulsado de milagro. Pero con todo y con eso tiene más orden y más poder defensivo que Mario de aquí a Lima. Por cierto, y hablando de centrales, para el próximo compromiso el Valencia pierde a un nuevo central y Voro se las tendrá que ingeniar de la forma más imaginativa posible para suplir la baja por acumulación de amonestaciones de Mangalá... veremos.

Todo un caos
Y bien, mientras el Valencia sigue cosechando disgustos deportivos y ofreciendo una patética imagen en los últimos partidos el club es el que se desmorona de forma incuestionable. Peter Lim hace lo que le da la gana pero nunca viene por Valencia. Layhoon es una empresaria de serie pero cada vez que aparece por Paterna da más angustia que seguridad. Y ahora está Alexanko -de momento- para resolver lo de los fichajes de invierno mientras la propia ciudad deportiva de Paterna que él dirigía es un desastre absoluto. Yo tengo miedo al club y tengo miedo al equipo. Y sí, una victoria ante Osasuna hubiera demorado la tensión en el idioma del fútbol... con tus goles a favor, nunca con tres en contra en casa del colista.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

síguenos cada día en... 

Enlaces recomendados: Premios Cine