SOLIDARIDAD

El padre sirio no "perdona" a la periodista que lo pateó

Para el refugiado, que ya está en España, lo que hizo fue inhumano

17.09.2015 | 20:34
El padre sirio no "perdona" a la periodista que lo pateó

Tras escapar de la pesadilla de la guerra, el refugiado sirio Osama Abdul Mohsen y su hijo Zaid está viviendo en Getafe (Madrid) el "sueño de su vida" cuando ni siquiera han transcurrido diez días de aquella zancadilla de una periodista en la frontera entre Serbia y Hungría que dio la vuelta al mundo.

Instalados en su nueva casa, Osama, Zaid y Mohammad ya saben que tendrán permiso de residencia en el plazo de un mes, lo que servirá al antiguo entrenador del Al-Fotuwa sirio para comenzar a ejercer en la Escuela nacional de entrenadores de fútbol (Cenafe); y lo más importante, reunir a su familia en su nuevo hogar la próxima semana.

El "sueño de su vida", como él mismo afirmó la pasada medianoche al poner pie en España, tras miles de kilómetros y un año de periplo por Turquía, Italia, Alemania y Hungría junto a sus hijos de 7 y 18 años de la mano del promotor del viaje y presidente de la escuela Cenafe, Miguel Ángel Galán, que le ofreció trabajo y acogida.

La familia tendrá pronto papeles en regla -el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha indicado que se legalizará cuanto antes su situación- y Osama podrá comenzar en su nuevo empleo en unos seis meses, tras cumplirse el plazo legal establecido.

Mientras, Cenafe pagará la casa a cargo de su fondo de solidaridad y el Ayuntamiento de Getafe, donde los vecinos han recibido con los brazos abiertos a los nuevos vecinos, ayudará a la familia a tramitar papeleo y a escolarizar a los menores. Cruz Roja ya les ha ofrecido apoyo médico y psicológico.

Mañana, Osama acudirá a una reunión en el Ministerio de Interior para comenzar las tramitaciones de la tarjeta roja que le permitirá formalizar su residencia en España y, posteriormente, su contratación.

En inglés, el cabeza de familia se ha confesado feliz. Ahora, su único anhelo es traerse a Getafe a su mujer y a sus otros dos hijos, que aún permanecen en un campo de refugiados de Turquía pero están "perfectamente localizados" y podrían viajar a España la próxima semana.

Para hacerles saber que está bien, la televisión turca ha ido a Getafe para que Osama pueda mandar un mensaje a su mujer.

La familia ha sido invitada a comer a la casa familiar de Labrouuzi, el joven que colaboró en su regreso, en el vecino municipio madrileño de Parla, donde les han preparado comida árabe en su honor.

Atrás dejan un viaje desde Siria "muy difícil" en el que sus protagonistas han visto peligrar su vida.

Y para la periodista Petra Lazslo, que lo pateó mientras corría con su hijo en brazos y dio a conocer su vida en todo el mundo, Osama ha pedido simplemente "justicia".

"No la perdona", ha comentado, porque a sus ojos lo que hizo fue "inhumano".

Desde la que es ya su nueva ciudad, el refugiado ha aprovechado para dar las gracias, primero, y para pedir al mundo que mire a su gente de Siria, después. "Necesitamos ayuda", ha exclamado.

Hasta completar del todo su sueño, la siguiente parada de la familia es el Santiago Bernabéu: el Real Madrid ha invitado a los tres al palco para ver el partido contra el Granada del próximo sábado.

Y allí seguramente el pequeño Zaid podrá ver a su gran ídolo, Cristiano Ronaldo, para dejar un poco más atrás la pesadilla.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Ranking de la liga

Enlaces recomendados: Premios Cine