¿Qué pasa con Gayà?

Tres victorias seguidas es para celebrarlo... y lo celebro, pero en Granada eché de menos a nuestro lateral

24.02.2016 | 02:30

Buen triunfo del Valencia en Granada. Más por lograr los tres puntos que por la imagen ofrecida. Y todavía más por alejarte a diez puntos de las posiciones que te llevan de cabeza a segunda división. Visto así podemos decir que el partido ante el conjunto granadino fue perfecto. Pero no, no fue perfecto. Al margen de la discutible imagen que este Valencia CF dejó en el nuevo Los Cármenes yo me quedo con una pequeña duda al comprobar el peso que ha perdido en este equipo un tipo de la casa como es José Luis Gayà. Ojo, que me alegro y mucho por la victoria ante el conjunto andaluz. Simplemente le doy vueltas en la cabeza y no acabo de entender qué fenómeno está ocurriendo con Gayà para no llevártelo ni siquiera de viaje a tierras andaluzas.

¿Cómo se siente?
Ayer, lunes, tranquilamente en la redacción de la 97.7 Radio y mientras preparaba este artículo me vino a la cabeza el único gol del conjunto andaluz -ese en el minuto 92... ya tarde- y los errores defensivos del Valencia en este lance y en otros anteriores. Es cierto que Siqueira ya había abandonado el terreno de juego y no es menos cierto que su cambio obligó al Valencia a remodelar la defensa cambiando de sitio a Cancelo -pasó a banda izquierda- y colocando a Barragán a la derecha, justo en el sitio que en ese momento ocupaba el mejor futbolista del conjunto granadino: Success. Y yo ante estos cambios contra natura que desbarataron un poco más la defensa del Valencia no puedo dejar de pensar en Gayà y especialmente en qué razones obligaron a Neville a prescindir de él y dejarlo en Valencia. El cambio del flojo Siqueira por Gayà hubiera sido lo más natural del mundo... y posiblemente te hubieras evitado el gol granadino ya en el descuento.

Varias preguntas
Sin ánimo de remover unas aguas que por fin bajan más tranquilas después de tres victorias seguidas, ayer no pude evitar preguntar por Gayà esperando confirmar que no estuvo en Granada por problemas físicos... pero no fue así. Gayà simplemente no viajó con el equipo por decisión técnica y su ausencia no puedo evitar que me inunde de preguntas más o menos lógicas, pero sin ninguna respuesta real que amortigüe mi sorpresa. Ayer hablé con Andrés García de SUPER antes el programa con Ximo Rovira en la 97.7 Radio y lo hice simplemente para comentar la posibilidad de que una lesión de Gayà le hubiera obligado a quedarse tranquilamente en casa recuperando. Y no, Andrés García me indicó que Gayà estaba al cien por cien para jugar y que simplemente se quedó fuera de la lista por una decisión del entrenador.

Yo no entreno
Vaya por delante que yo no entreno ni voy a los entrenamientos para ver cómo andan nuestros jugadores. Pero sí que veo los partidos y en el partido ante el Granada agradecí en sumo grado el esfuerzo que hizo Siqueira para frenar al escurridizo delantero del cuadro andaluz, aunque para ser sincero debo añadir que me llamó mucho más la atención la facilidad con la que se movió Success por el ataque diestro frente a Siqueira. Siqueira, todo entrega, no pudo en ningún momento sujetar a Success y eso me invitó a pensar en Gayà y a no comprender qué había sucedido para que se quedara de brazos cruzados en Valencia, cuando en realidad hubiera hecho la suficiente falta como para no tener que trasportar a Cancelo a la zona izquierda de la defensa al final del partido. Y posiblemente ese último gol del Granada hubiera podido evitarse sin mayores problemas. Acabo el artículo y me sigo quedando con la duda. ¿Qué pasa de verdad con Gayà? Vale, sí, a mi los canteranos me encantan y tiendo a ser imparcial en mis razonamientos, pero con Gayà no voy a ser imparcial. Me gusta y no entiendo la decisión de prescindir de él cuando hace tantísima falta (ante el Granada hizo falta... y mucha). Buscaré respuestas los próximo días.

Más artículos de opinión de Vicente Bau, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine