14/11/2016

Esto no es Fuji 1976

Verstappen da un recital de conducción en Interlagos

14.11.2016 | 22:54

Dice un proverbio japonés que «Cuando cae la lluvia, la tierra se endurece», algo equivalente a nuestro español «Lo que no te mata, te hace más fuerte.» Muchos de estos ingredientes eran ayer parte de la carrera en Interlagos: la lluvia, la dureza de los pilotos y la posibilidad de un serio accidente que pusiera en riesgo la vida de alguno de ellos.

La FIA -que regula la normativa de este deporte de máximo riesgo- en estas situaciones no se la juega y es difícil ver hoy día una salida sobre pista mojada sin un coche de seguridad liderando el grupo. Ante la menor alarma que comprometa la seguridad, dirección de carrera saca el safety o, en el peor de los casos, da por terminada la carrera de forma prematura.

Lejos quedan los años en los que la lluvia no era impedimento para que aquellos que decidían levantar el pie, sucumbieran ante los que preferían seguir apostando al límite. Así le ganó James Hunt a Lauda el título en 1976. La torrencial lluvia sobre el japonés circuito de Fuji hizo a Niki entrar en boxes, abandonar por precaución y poner en bandeja el título a su gran rival.

Afortunadamente, también ha quedado atrás el alto índice de siniestralidad, sin olvidar la no tan lejana muerte de Jules Bianchi, precisamente por un accidente en Japón en un día de lluvia torrencial. Nadie quiere oir hablar de otro accidente así, pero no se puede dejar de pensar que los pilotos siempre están a tiempo de «hacerse un Lauda», si no lo ven claro.

Afortunadamente, la carrera en Brasil -a pesar de la espera- se disputó hasta el final. Todos aquellos que decidieron arriesgar lo hicieron y vimos adelantamientos al límite sin el edulcorante del DRS.

Esta vez hay que aplaudir a los comisarios y al director de carrera: supieron alcanzar el equilibrio y preservaron la seguridad de los pilotos, dejándoles conducir en unas condiciones críticas que marcan la diferencia entre los buenos y los grandes pilotos. Afortunadamente, esto no es Fuji 1976, pero como en esa carrera lo hizo Hunt, Verstappen en Brasil dio espectáculo y nos reconcilió con la Fórmula 1.

Más artículos de opinión de Ángel Castaños, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine