NATACIÓN - MUNDIALES DE BUDAPEST

Caeleb Dressel logra algo que no hizo ni Phelps

Caeleb Dressel entra en los libros de historia de natación con uno de los pocos logros que ni siquiera el 'Tiburón de Baltimore' pudo conseguir

29.07.2017 | 20:26
Caeleb Dressel celebra una de sus victorias

El estadounidense Caeleb Dressel ha conseguido entrar este sábado en los libros de historia de la natación, ya que se ha colgado tres medallas de oro en una misma sesión de finales al ganar los 50 libre, los 100 mariposa y el relevo mixto 4x100 libre, algo que nadie antes había logrado.

Ni en Juegos Olímpicos ni en Mundiales, ni tan siquiera el mejor de la historia, Michael Phelps, había conseguido este triplete histórico, una tarde que empezó con su incontestable victoria en los 50 libre, que siguió amenazando el récord del tiburón de Baltimore en los 100 mariposa y acabó divirtiéndose en el relevo mixto.

Dressel, nacido en Green Cove Spring (Florida) y que aún no ha cumplido los 21 años, ya suma seis oros en Budapest y tiene una bala en la recámara.

El estadounidense se impuso en los 50 libre con 21.15, la mejor marca del año y la sexta de la historia y lideró la carrera de principio a fin.

Con este tiempo, que es récord estadounidense y de los Campeonatos, acabó con las opciones del brasileño Bruno Fratus, que fue plata con 21.27. El tercer escalón del podio fue para el británico Ben Proud (21.43).

El segundo oro de Dressel llegó pocos minutos después en los 100 mariposa, con el segundo mejor tiempo de toda la historia en la distancia (49.86), que pone en riesgo inmediato el récord de Phelps conseguido en 2009, la etapa aquella en la que se utilizaban bañadores con más flotabilidad.

Dressel pasó por el 50 cinco milésimas por debajo del tope mundial, por detrás le siguieron el francés Mehdy Metella y el británico James Guy.

En el 50 final todos sus rivales tuvieron que mirarle a distancia y ganó con 49.86, con lo que se convirtió tras Phelps y el serbio Milorad Cavic, en el primer hombre en bajar de los 50 segundos en la distancia.

Por detrás llegó otro nadador que dará mucho que hablar, el húngaro Kristof Milak que con 50.62 batió el récord mundial júnior. Milak, de 17 años, se ha dado a conocer internacionalmente en esta competición y ha desatado la euforia de los espectadores locales. El bronce fue para el singapurés Joseph Schooling con 50.83.

Y el tercer oro se produjo en la última prueba de la sesión. Sin apenas tiempo de despojarse del chándal tras haber recibido el oro en los 100 mariposa, se tiró a la piscina para ayudar a sus compañeros Nathan Adrian, Mallory Comerford y Simone Manuel a ganar el oro en el relevo mixto 4x100 libre.

La otra figura de la sesión ha sido Sarah Sjöstrom, que ha ganado el oro en los 50 mariposa y después ha batido el récord del mundo de los 50 libre.

Sjöstrom ha conseguido su tercera medalla en Budapest, esta vez al imponerse sin rival en los 50 mariposa con el segundo mejor tiempo de toda la historia (24.60), a 17 centésimas de su récord mundial.

El tiempo firmado es récord de los Campeonatos. Por detrás de la nórdica han tocado la holandesa Ranomi Kromowidjojo, que se ha llevado la plata con 25.38, quince décimas menos que el tiempo que había acreditado. El bronce ha sido para la sorprendente egipcia Farida Osman, que con 25.39 ha batido el africano.

Poco después, Sjöstrom, en las series de los 50 libre, ha batido la plusmarca mundial que estaba en poder de la alemana Britta Steffen (23.73), un récord conseguido en la era textil (Roma 2009).

La danesa Pernille Blume, oro olímpico, también ha batido el récord de su país (24.05) y ha sido segunda en las series; mientras que la estadounidense Simone Manuel (24.09) ha sido tercera.

La final de los 200 espalda, con la local Katinka Hosszú entre las aspirantes a medalla, fue el acontecimiento esperado para los espectadores magiares que volvieron a llenar el Duna Aréna.

La victoria fue para la australiana Emily Seebohm con 2:05.68 y reeditó su título mundial. La 'aussie', en una carrera muy táctica, destrozó a sus rivales en un gran 50 final.

Katinka Hoszzú fue segunda y Kathleen Baker, tercera. Otra 'aussie', Kaylee McKeown, ha finalizado cuarta (2:06.76) y ha batido el récord mundial júnior.

En los 800, Katie Ledecky realizó un trabajo funcionarial, donde ganó prácticamente sin querer por delante de la china Li Bengjie y la estadounidense Leah Smith, en una carrera en la que Mireia Belmonte no tuvo buenas sensaciones y concluyó cuarta.

Al margen de las finales, también se han disputado las semifinales de los 50 braza y de los 50 espalda hombres.

En los 50 braza, las dos reinas de la braza en Budapest, la estadounidense Lilly King y la rusa Yuliya Efimova han sido las únicas en bajar de 30. King ha nadado en 29.60 y ha batido el récord americano; Efimova lo ha hecho en 29.73.

El francés Camille Lacourt ha firmado la mejor marca mundial del año en los 50 espalda (24.30) para conseguir el mejor tiempo en la semifinal por delante del japonés Junya Koga (24.44) y el estadounidense Matt Grevers (24.65). 

También te puede interesar: 
Phelps pierde ante un tiburón blanco por dos segundos

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine