SELECCIÓN ESPAÑOLA

Piqué se convierte en una cuestión de Estado

La RFEF cambia el amistoso ante Inglaterra del 13 de noviembre en Madrid por el ´miedo´ a los silbidos. Se disputará en Alicante

08.09.2015 | 11:24

Gerard Piqué se ha convertido en un asunto de Estado. A lo largo de la jornada del lunes se sucedieron las declaraciones desde instituciones como el Consejo Superior de Deportes o el Gobierno rechazando los pitos que el defensa del Barça y la Selección ha sufrido en los partidos de León y Oviedo. La situación ha llegado hasta tal punto que la Federación se ha visto obligada a optar por el Rico Pérez de Alicante en lugar de Madrid como sede para el amistoso ante Inglaterra del próximo 13 de noviembre. El motivo: el temor a una nueva pitada a Piqué en el Santiago Bernabéu.

Del Bosque fue el único representante de la Real Federación Española que dio explicaciones sobre este asunto y, pese a mostrarse incómodo por las dos preguntas que le hicieron sobre el mismo en rueda de prensa, dejó claro que sabía hace tiempo que el partido ante Inglaterra se disputaría en Alicante. «Tenia idea de que se iba a jugar allí hace tiempo, me han consultado y ha sido una decisión de la directiva y la junta. Yo no sabía que se podía jugar en el Bernabéu», explicó.

Del Bosque desmiente el caso
Piqué ha devorado el paso de la Selección. Vicente del Bosque desmintió el cambio de sede por miedo a los silbidos. «Para mí es algo pequeño y no quiero darle más importancia. Ya he dicho que no me gustan los pitos a Pique. Con la Selección ha tenido un comportamiento ejemplar en sus 70 partidos, además de los más de treinta que jugó en categorías inferiores. Esta es una corriente difícil de parar. No hay que mezclar unas cosas con otras», aseguró el seleccionador.

Fútbol y política; mala mezcla. Más allá de sus cruces con el Real Madrid, el origen del problema está en unas declaraciones de Piqué justificando los pitos en la final de Copa al Himno y al Rey como «libertad de expresión».

La Selección cierra filas en torno al central
Iker Casillas y Sergio Ramos, capitanes de la selección española, defendieron a Gerard Piqué con el deseo de que se acaben los silbidos en su contra en los encuentros que se disputan en España y dejaron claro el compromiso del jugador del Barcelona como principal argumento de defensa.

«Hemos hablado con él», admitió Casillas en rueda de prensa. «Todos queremos lo mejor para la selección. Si Piqué se pone esta camiseta es porque quiere estar con España. Todos representamos a este país, queremos el bien común y hacerlo lo mejor posible", añadió. En la misma línea se expresó Ramos, que admitió que su compañero de selección ha cometido errores en el pasado pero que no deben provocar que sea señalado en cada encuentro. «Todos conocemos a Piqué, no lo vamos a cambiar ahora y no estamos para entrar en valoraciones de si ha estado más o menos acertado en los últimos años, pero aquí somos España y representamos a un país. Los pitos no benefician a nadie», aseguró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Ranking de la liga

Enlaces recomendados: Premios Cine