VICENTE BAU

El papel de Javi Fuego

Respeto las decisiones de Nuno pero ante el Mónaco hay que darle normalidad al Valencia en todos los sentidos

12.08.2015 | 02:30

Una previa Champions League es mucho más que dos simples partidos de fútbol. Significa que estás ahí o no estás, con el quebranto económico que te puede suponer quedarte a las puertas de la misma. El Valencia-Mónaco „recuerden que sibilínamente el primer partido se juega en Mestalla„ está a la vuelta de la esquina y para ese duelo bueno sería que el Valencia supiera bien a qué juega o con quién desarrolla ese juego. Me explico. Veo a Nuno haciendo demasiadas pruebas de cara al inicio de temporada y por ahí observo cierto error en los planteamientos del entrenador. Ojo, no quiero ´cargarme´ a Nuno. Es más, comparto la opinión de Julián Montoro del otro día: si ahora apoyamos a Nuno, apoyamos al Valencia.

Así lo veo
El partido ante la Roma es sólo una prueba más aunque esa derrota lleva el agravante de que fue en casa y el día de la presentación ante los aficionados. ¿Y? Pues que yo vi un Valencia deslavazado, desnortado, con una defensa que siendo buena parecía desequilibrada y un lío en la zona de ataque importante. Pues bien, poniendo todos estos ingredientes encima de la mesa „y como para mí al igual que a todos ustedes lo de seguir en la Champions es mucho más que un simple anhelo„ no me queda más remedio que darle la razón a Carlos Bosch y alistarme en su ejército ´javifueguista´. Pues sí, la suplencia de Javi Fuego resulta mucho más fatídica de lo que muchos pensaban. Javi Fuego es un maestro táctico dentro del campo. Su presencia ordena a la defensa y da sentido al juego de equipo. Su ausencia, por contra, convierte el partido en algo desequilibrado.

Con respeto
Y sí, vuelvo a lo mismo que decía el otro día nuestro director: respeto para Nuno... pero me voy a atrever a darle una pequeña idea empujado por la importancia de ese doble duelo frente al Mónaco. Y dice así: Javi Fuego debe jugar sí o sí. Y si me apuran, y tal como fue la pasada temporada, sería importante recuperar esa línea de tres en el centro del campo. Con Enzo Pérez y Parejo nos quedamos muy cortos y el equipo pierde el norte. La defensa, siendo buena la que jugó contra la Roma, queda desasistida por ese centro del campo escaso en número y ausente en colocación. Y así sucedió frente a la Roma, pero no puede repetirse el día 19. El Valencia quedó desarropado y con un portero que se tiene que ir cuajando para ser importante. Y ojo, en la Liga de Campeones, en esta previa Champions ante el Mónaco, un simple gol te puede salvar la vida y es la diferencia entre estar o no estar.

Sospechas
Y por último permítanme que comparta con ustedes una idea que me viene rondando la cabeza desde el día del sorteo y que no me puedo quitar de encima. Dice „y ojo, dice así con respeto hacia los organismos competentes„ que eso de que hayan cinco equipos españoles en la fase final no interesa demasiado y que por eso, cosas de la suerte, al Valencia le ha tocado el rival más fuerte que le podía tocar. ¿Estoy acusando a alguien de amaño? No, no, no se confundan. Sí digo que cinco equipos españoles en la fase final es un número lo suficientemente preocupante como para que los máximos organizadores de la Champions sientan como más natural que interesa la presencia del Mónaco antes que el Valencia. ¿Y? Pues sólo una cosa: si Nuno pone un once normal ante la escuadra monegasca seguiremos adelante. Ahora bien, en ese once normal hace falta Javi Fuego como el llover. Por normal, precisamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine