28 de septiembre de 2014
28.09.2014
27/09/2014

Hay líder para rato

La primera regla que vamos a aprender hoy es que la palabra ´líder´ va acentuada en la letra ´i´. Así: líder. Segunda; ¿el líder nace o se hace?

28.09.2014 | 02:30

La primera regla que vamos a aprender hoy es que la palabra ´líder´ va acentuada en la letra ´i´. Así: líder. Segunda; ¿el líder nace o se hace? Es una buena pregunta que ha suscitado mucho debate entre los más sesudos analistas de la conducta humana. ¡Hasta los antropólogos hacen teorías al respecto de la aparición del líder! No miento, se cree que los primeros líderes fueron chamanes porque controlaban a los espíritus. Mucho después, ya cuando el ser humano dejó de ser nómada y pasó a quedarse apalcancado siempre en el mismo territorio, los líderes siguieron siendo religiosos -hay cosas que vienen de toda la vida de Dios...- pero pasaron a llamarse ´sacerdotes´ que con el tiempo, como controlaban el dinero de la ciudad, se convirtieron en los primeros reyes que ya por todo el morro sin tener que recurrir a la mentira de los dioses, se pasaron el poder de padres a hijos hasta que los romanos inventaron la República que es una manera de ejercer de líder ´porque yo lo valgo´. El caso es que yo lo que quería era hablar de lo bonito que es líder y aquí ando dándole vueltas a una teoría de la evolución del hombre digna del más chabacano aspirante a Marvin Harris. Conclusión, que si el asunto de los líderes tiene que ver con los dioses, no pasa absolutamente nada porque de eso por aquí tenemos mogollón. Está Parejo que es Dios como todo el mundo sabe, está Paco Van Basten que es el Dios del gol, y luego Negredo el Tiburón Bomba, ya representado por el Homo Sapiens Sapiens como el Dios de los mares en las pinturas rupestres. Total, Florentino, prepárate porque tenemos líder para rato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine