01 de febrero de 2019
01.02.2019
01/02/2019

De la Morena al mando

Les ha dado por confundir agresividad con ser competitivo y jugar al límite del reglamento. Lo he dicho alguna vez y lo repito hoy

01.02.2019 | 22:34
De la Morena al mando

Les ha dado por confundir agresividad con ser competitivo y jugar al límite del reglamento. Lo he dicho alguna vez y lo repito hoy. Los valencianistas podemos pensar que somos muy grandes, que lo somos, pero a nivel nacional, tiene más respaldo y más altavoz ser el tercer o cuarto equipo de Madrid que ser el Valencia CF. Es así. El Getafe, con Ángel Torres a la cabeza, lleva ya muchos años en primera división y eso son muchas entrevistas con José Ramón de La Morena, con La Cope o con el Larguero carroñero de La Ser. Son muchas comidas con Roberto Gómez y muchos arrumacos con el Pipi Estrada. Por no hablar del aspirante a Cristóbal Soria, Alfredo Duro.

Demasiados periodistas coinciden demasiadas veces en demasiados sitios de la capital, y las carantoñas se han de corresponder. Por no recordar que el señor Ángel Torres presume de ser socio del Real Meseta y que además ha tocado arrebato. Y cuando un poderoso, -y desde este punto de vista Ángel Torres tiene cierto poder porque puede pagar con comilonas, noticias o rumores- toca arrebato, los estómagos agradecidos 'no miren pèl'. Van a muerte que ya cobrarán cuando el Getafe quiere fichar o vender a un futbolista. Y si paga el pato el Valencia, pues no pasa nada. Y ahí tenemos a Roberto Gómez pidiendo que se denuncie a Marcelino por recordar los rajes de la mujer de El Cata Díaz a Bordalás pero callado como lo que es cuando Bordalás le recordó a Marcelino lo de Jürgen Klopp. Y ahora José Ramón de la Morena escupe contra el médico del Valencia porque le dio un guantazo injustificable a Damián Suárez, pero calló como lo que también es cuando Damián Suárez pisó a Kang in Lee. Y calla también el bofetón previo de Damián al médico. Y así podríamos estar hasta mañana por la mañana en que Raúl Varela pida otra vez en Radio Meseta que se castigue al Valencia CF porque a él le sale del orto. Este es el que se pasó una semana rajando del VAR por el penalti sobre Vinícius y cuando el Real Meseta ganó dos partidos dijo que ya no hablaba más del VAR porque ya hemos estirado mucho el chicle, que es lo mismo que decir que ya no conviene a Floren. Si el Real Meseta hubiese remontado en el descuento una eliminatoria, Joserra y la tropa hablarían de épica y del espíritu de Pepito, pero si lo hace el Valencia, a la orden de Ángel Torres bajan al barro aunque sea a costa de ensuciar la mayor alegría que ha tenido el valencianismo en los últimos meses. Nada nuevo, Alcalá, ahora en la Cadena Cope, ya insinuó que el Valencia CF de Rafa Benítez le ganó dos Ligas al Real Meseta porque hizo trampas con el dopaje. Cuentan las malas lenguas que admitió que el origen de tal mentira era el Señor Castor. Y me lo creo.

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook