18 de septiembre de 2019
18.09.2019
18/09/2019

Enhorabuena Mateu, Pablo y Marcelino

Han hecho un vestuario sano y un equipo competitivo

18.09.2019 | 11:14
Enhorabuena Mateu, Pablo y Marcelino

Era pronto para hablar del Valencia CF de Celades tras perder en el Camp Nou y por la misma regla de tres es pronto también ahora. Pero algunas cosas hay que decirlas porque es justo. A Celades hay que reconocerle un gesto de entrenador al sentar a Guedes tras el partido que hizo en el Camp Nou, y darle la titularidad en Londres a Cheryshev. Y de la misma manera, no sabemos dónde llegará el Valencia CF de Celades, pero estoy tranquilo en una cosa, este equipo tiene unos futbolistas que han demostrado tener mucha personalidad. Con sus razones, lógicas y comprensibles, han obligado al club a darles una explicación que merecen y después han salido a Stamford Bridge a reivindicarse. Han hablado donde lo tienen que hacer, en el campo. Mención especial para Parejo, cuyas palabras después del partido son de 'estado'. Son de capitán que sabe lo que ha hecho en todo momento. Por otra parte, después del despliegue de personalidad que ha hecho este grupo de jugadores, me veo obligado a darles la enhorabuena a Mateu Alemany, Marcelino y Pablo Longoria, han hecho un vestuario sano y un equipo competitivo.

Profesionales

Dicen que más vale tarde que nunca y tarde se ha reunido el presidente del Valencia CF, Anil Murthy, con los futbolistas. Tarde y después del plante a Celades en Londres -una de las capitales del mundo- y en la Champions -la competición de clubes con mayor foco mediático-. Si fue por ello que el presidente detectó la gravedad del asunto, pues mira chico, lo doy por bien empleado, pero el tema de fondo es que para que un equipo de fútbol funcione además de buenos futbolistas y un buen entrenador, es precisa una estructura interna que conozca el 'mundillo'. La victoria del Valencia CF en Londres es un punto y a parte, es el final de la era de Marcelino y Mateu Alemany porque nos obliga a mirar adelante y a pensar en el partido ante el Leganés, nos obliga a que dejemos de empeñarnos en lo de atrás, por más que duele ver que había un proyecto ganador. A estas alturas ya no se trata de si Lim fue poco considerado con los éxitos de Marcelino o si Marcelino tuvo poca mano izquierda y se empeñó en exceso en que se hiciera solo lo que él quería. Ya da lo mismo, solo queda esperar que Meriton sea capaz de entender que hacer un equipo de fútbol como el que ahora tienen, no es sencillo. Hacen falta profesionales contrastados. ¡Manos a la obra ya!


Más opiniones de Carlos Bosch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook