23 de febrero de 2020
23.02.2020
24/02/2020

¿Y ahora qué, otra vez a empezar?

Lo peor de todo es que el ciclo bueno solo ha durado dos temporadas

23.02.2020 | 20:07
¿Y ahora qué, otra vez a empezar?

Pues nada, pese a que no esté sujeto a estadística porque desde el punto de vista matemático el Valencia CF todavía puede meterse en la Liga de Campeones aunque no seré yo quien apueste un euro a favor de ello, ya se puede decir que Peter Lim metió la pata al quitar a Marcelino y poner a Celades. La decisión es catastrófica pero lo analizaremos poco a poco aunque eso suponga que estamos asumiendo que Celades no va a enderezar el rumbo porque precisamente esa es la base de mi reflexión. Digo más, hasta tengo la sensación que aún cumpliendo los objetivos de entrar en Champions, que repito que ahora mismo no me lo creo ni yo, lo de Celades lo veo demasiado viciado como para pensar que pueda liderar el futuro inmediato del Valencia CF, si bien, esto no es más que una opinión. Me encantaría equivocarme pero cuando escribo esto es domingo 23 de febrero y es lo que pienso. El día que decidió prescindir de Marcelino para poner a Celades Peter Lim cometió varios errores en uno que no por ya dichos hay que dejar de recordar ahora. El primero podría ser el propio cese de Marcelino, pero prefiero ser sincero y diré que el asunto llegó a un extremo por parte del asturiano, que cualquier propietario se habría planteado su cese, no en vano no es la primera vez que le pasa. Lim había tomado la decisión de no renovarlo pero se calentó y lo echó. Eso sí es un error, decidir por arrebatos porque te hipoteca la posible solución.

El problema es que optó por Celades que tenía tres cosas en su contra. Una la inexperiencia, otra que llegó con el mercado ya cerrado y por lo tanto con la plantilla ya hecha y sin poder modelarla mínimamente a su gusto, y una más, que la plantilla que había confeccionada no tiene los recursos necesarios para jugar como a él le gusta. Lo anterior es un poco como lo de la película 'Mejor imposible' cuando uno dice aquello de "yo me estoy ahogando y tú describes el agua", es decir, no es más que una descripción de los hechos. El problema de fondo es que con la decisión de poner a Celades lo que posiblemente va por el aire es el proyecto. Prescindiendo de un entrenador pero acertando con el siguiente se puede dar continuidad a un proyecto y tenemos el ejemplo claro de Ranieri/Cúper/Benítez, fallando con el entrenador elegido lo que tenemos es que el ciclo nos ha durado dos temporadas. ¡Manda narices que en unos meses hay que empezar de nuevo otra vez! PD: Me mantengo sobre las palabras de Parejo: A pie de campo se pasó de frenada y dejó vendidos en público a los defensas cuando a él nadie le ha señalado las veces que ha cometido errores. Y le aplaudo la valentía de decirle en zona mixta al club, a Meriton, un par de verdades. Ya más en frío la que más me gusta es la de que el Valencia CF tiene que tener claro hacia dónde va. Y lo de la autocrítica para todos.

Puedes leer más opiniones de Carlos Bosch en este enlace.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook