Constancia y regularidad. Dos factores muy importantes a la hora de reducir el colesterol. La batalla para bajar esta variable es desde que te levantas hasta que te acuestas, así lo corroboran los estudios médicos realizados. La selección de aquellos productos e ingredientes con los que cocinar y aderezar las comidas son fundamentales para un buen estado de salud y apoyo en la prevención de algunas enfermedades, en el caso del colesterol, especialmente en las cardiovasculares.

Una de las comidas donde más se suele pecar es en los desayunos. Recién levantados, se suele optar por recursos fáciles: bollería industrial, galletas, cereales azucarados, cacao en polvo... alimentos que debemos evitar siempre en la lucha contra el colesterol. Todo esto hay que evitarlo. Es cierto, que el seguimiento de dietas estrictas dirigidas a la reducción del colesterol o la pérdida de peso no es algo sencillo, puesto que además de una gran capacidad de esfuerzo y fuerza de voluntad, requiere de tiempo. Una buena forma de combatirlo es desde primera hora del día y en este sentido el desayuno es fundamental.

Un desayuno para bajar el colesterol

Hay ciertos alimentos que es mejor evitar y otros que te pueden ayudar en la lucha contra el colesterol. Uno de los productos más populares para arrancar el día de la manera más saludable es el aguacate, que puedes realizar con unas tostadas, aunque el pan debe ser integral y el aguacate natural para la absorción del colesterol.

La avena es otra buena alternativa. En concreto, la avena es uno de los más populares reductores de colesterol en sangre. Esto es gracias a su composición en bataglucanos. El alto contenido en fibra de los cereales integrales da respuesta a su eficacia. Una buena manera de tomarla puede ser en 'porridge', es decir, cocinada con agua y aliñada con frutos rojos y canela. También son buena opción los cereales integrales. Tienen un alto contenido en fibra y son importantes en la salud cardiovascular.

Por otra parte, siempre se ha hablado de los frutos secos como una ayuda para bajar el colesterol. Las nueces, las almendras, las avellanas son los tres frutos secos por excelencia en la prevención de enfermedades cardiovasculares y la reducción del colesterol. Con alto contenido en omega 3, aportan cantidad de colesterol bueno. Otra alternativa son los frutos rojos y del bosque: las moras, los arándanos o las bayas son tres buenas opciones si nuestro deseo es reducir el colesterol. Son antioxidantes, mejoran la circulación sanguínea y potencia la generación de colesterol bueno. Ricos en antocianinas, impiden que el colesterol llegue en un estado de oxidación.

Por último, otra opción rápida para desayunar es el té verde. Sus componentes depuran las toxinas, reducen la absorción de grasas, drenan los líquidos retenidos y favorecen el sistema digestivo. Es uno de los más populares.