05 de diciembre de 2018
05.12.2018
FINAL COPA LIBERTADORES

Los hinchas de Boca y River, a Neptuno y Cibeles

El dispositivo de seguridad divide en dos partes Madrid para evitar enfrentamientos

05.12.2018 | 15:11
Un hincha de Boca encaramado en un semáforo.

El Paseo de la Castellana se dividirá a primeras horas del domingo en dos zonas con el estadio Santiago Bernabéu como punto intermedio para concentrar en la plaza de Cuzco a la hinchada del River Plate y en el cruce de la calle Raimundo Fernández Villaverde a la del Boca Juniors.
Fuentes de la organización del dispositivo policial han avanzado que, si bien el operativo no está aún cerrado, ya hay algunas decisiones tomadas como la ubicación de las aficiones de los dos equipos argentinos que disputarán a las 20:30 horas del domingo la vuelta de la final de la Copa de Libertadores en el estadio Santiago Bernabéu.
Precisamente, el escenario del encuentro será el punto intermedio que dividirá el Paseo de la Castellana en dos tramos fuertemente protegidos y cortados al tráfico desde primera hora del domingo. Al norte, en la plaza de Cuzco, se instalará a las nueve de la mañana la "fan zone" de los aficionados del River Plate.
Mientras, a dos kilómetros de distancia, la hinchada del Boca Juniors se agrupará en el cruce del Paseo de la Castellana con la calle Raimundo Fernández Villaverde.
Entre uno y otro punto se desplegarán agentes, con el objetivo de que los aficionados de ambos clubes no puedan entrar en contacto pero las dos hinchadas estén cerca del estadio, ya que serán conducidas con antelación al campo para controlar la entrada.
Este, el control de la entrada al campo, es otro de los temas "calientes" para evitar incidentes dentro del Bernabéu, por lo que, con toda probabilidad, según las fuentes consultadas, se siga el modelo de anillos de protección y controles a distintas distancias del estadio.
Así se hizo en 2015 para la celebración del clásico Real Madrid-F.C.Barcelona, con fuertes medidas de seguridad tras las 130 víctimas de los atentados en París y Sant Denis tan solo una semana antes, por lo que más de 1.100 policías nacionales fueron desplegados.
Entonces se montaron tres anillos que empezaron a "filtrar" aficionados tres horas antes del encuentro. Ahora puede seguirse un esquema similar para evitar la entrada de bengalas u otros objetos peligrosos.
Con todo, el dispositivo no se cerrará hasta el mismo día, ya que es habitual que los operativos de este tipo no se ultimen hasta horas antes de los partidos.
Las fuentes señalan que sí está claro que, en cualquier caso, se trata de un dispositivo "potente" que movilizará, solo en efectivos de la Unidad de Intervención Policial (UIP), los antidisturbios, a cerca de una treintena de grupos, compuestos por 50 efectivos, por lo que se esperan aproximadamente 1.400 agentes de UIP venidos de distintos puntos de España.
El delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes, ha convocado a los máximos responsables de la Policía Nacional, el Ayuntamiento, Metro, EMT o Emergencias a una reunión extraordinaria el viernes para concretar el diseño del dispositivo que blindará la capital antes, durante y después del partido.
Y en ese después también se trabaja, pues ya está previsto que, en caso de que gane el Boca, la hinchada pueda celebrarlo en la fuente de Neptuno, y si se hace con la Copa de Libertadores el River los festejos se trasladen a la de Cibeles.
De las 25.000 entradas que recibe cada club 5.000 son para hinchas residentes en España y el resto se venden a través de la página de Conmebol al resto del mundo. Además, 7.000 localidades se reservaron para socios del Real Madrid y se agotaron en horas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook