El internacional español Iago Aspas, delantero del Celta de Vigo, pidió este lunes disculpas al defensa del Atlético de Madrid Mario Hermoso por su "detalle feo" al meterle un dedo en el ojo, en la recta final del encuentro que ambos disputaron este domingo en Balaídos. Sorprendentemente, ni Munuera ni el VAR vieron (o quisieron ver) su cobarde agresión que hubiera supuesto la expulsión y previsiblemente dos partidos de agresión.

Agresión de Aspas a Hermoso

Aspas, autor del gol de su equipo, y Hermoso ya mantuvieron una charla en el túnel de vestuarios una vez finalizado el encuentro, justo después de que futbolistas de ambos equipos volvieran a encararse tras protagonizar una tangana sobre el césped.

"Desde aquí pedir disculpas a Mario como hice personalmente por el detalle feo que tuve", explicó en Instagram el atacante, que lamentó empezar LaLiga con una derrota aunque dijo quedarse con 'el espejo' de la segunda parte para seguir mejorando de cara al futuro.

El colegiado José Luis Munuera Montero, que no recogió en el acta la acción del delantero gallego, expulsó al central rojiblanco por "agarrar por el cuello con ambas manos a un adversario de forma continuada sin estar el balón en juego".