10 de septiembre de 2009
10.09.2009

Cuando uno traga, no es consenso04/09/2009

El Valencia está lejos de reverdecer viejas batallas como la de Suso y benítez o la menos vieja de Quique y Carboni, pero conviene dejar las cosas claras desde el principio

04.09.2009 | 02:24

Si hablamos de fútbol y de futbolistas es prácticamente imposible que cuatro, tres o incluso dos personas coincidan en todo. Cada aficionado y hasta se podría decir que cada directivo del fútbol lleva dentro un entrenador o un director deportivo y el consenso, por tanto, nace necesariamente de la discrepancia. Eso es algo que a estas alturas debe tener muy claro el presidente del Valencia y de ahí que Llorente no quiera que se repita una situación como la que se dio en el Valencia CF con Quique y Carboni, de efectos devastadores para la entidad, o como la que él mismo vivió en su día con Benítez y Suso García Pitarch. Aquello no llegó a influir negativamente en la marcha del equipo, pero terminó como todos sabemos.
Pero a juzgar por sus propias palabras —«si Emery y Fernando no lo están, yo los pondré de acuerdo», o algo parecido— queda algún pequeño detalle por pulir en el modelo. Por naturaleza, al consenso se llega a base de aplicar el diálogo y la razón, no tanto la fuerza. Llorente, aunque pocos como él saben tan bien lo que se llevan entre manos, a base de insistencia al final consiguió poner de acuerdo en una cosa a Suso y a Benítez: después de tirarse los trastos entre ellos, logró que terminaran aliándose precisamente contra él —y los dos terminaron fuera—. Ahora juega con ventaja. A la inestimable experiencia adquirida se añade que ni Emery es Quique o Rafa Benítez ni Fernando tiene mucho que ver con Suso o Carboni. Aún así, mejor las cosas claras desde el principio. Consenso es acuerdo. Si uno de los dos se la traga, eso no es consenso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine