Tras el accidente con Lewis Hamilton que le ha dejado fuera de carrera en la primera vuelta del Gran Premio de Gran Bretaña Max Verstappen ha estallado en sus redes sociales y ha acusado al británico de ponerle en peligro con su arriesgada acción en pista y de faltarle al respeto al celebrar posteriormente su victoria cuando el neerlandés aún se encontraba hospitalizado.

Verstappen ha explicado que se encuentra bien físicamente, aunque por precaución y como es normal tras sufrir un impacto tan fuerte como el del domingo en la rapidísima curva Copse de Silverstone, fue traslado desde el centro médico del circuito hasta un hospital cercano para permanecer en observación y someterse a pruebas más exhaustivas.

Hamilton adelantó a Charles Leclerc a falta de dos vueltas para el final de la carrera y desató la euforia de los 140.000 fans que abarrotaban las gradas del trazado británico, unas imágenes que 'escocieron' doblemente a Max, que sigue líder del Mundial aunque ahora por solo 8 puntos frente al piloto de Mercedes.

"Me alegro de estar bien"

"En primer lugar, me alegro de estar bien. Fue todo un impacto a 51G, pero me siento mejor", ha escrito Verstappen en sus redes sociales. "Obviamente estoy muy decepcionado por haber sido sacado de la carrera de esta manera. La sanción impuesta (de 10" a Hamilton) no nos ayuda en nada y no hace justicia a la peligrosa maniobra que hizo Lewis en la pista", ha lamentado.

"Ver las celebraciones después de la carrera estando aún en el hospital es una falta de respeto y un comportamiento antideportivo, pero seguimos adelante", ha espetado el piloto de Red Bull. El equipo también ha mostrado su disconformidad con la "demasiado leve" penalización impuesta a Hamilton y su director Christian Horner ha dicho que no descartan presentar una apelación, "aunque parece todo decidido y lo tenemos difícil". Sin duda, el incidente traerá ‘cola’ los próximos días.