No hace falta vivir en una gran ciudad para tener problemas de aparcamiento. Sobre todo si hay vecinos como el de esta noticia. Por ello, encontrar una plaza donde poder dejar el coche (y que no sea de pago) se convierte a veces en una misión casi imposible. De ahí, que el egoísmo de algunos conductores provoque el cabreo del resto. Es el caso, por ejemplo, de lo que ha ocurrido esta semana en pleno centro de Redondela.

Un vehículo que lleva estacionado varios días a las puertas del Concello ha causado tal indignación que poco a poco se ha ido llenando de notas de los conductores y viandantes que pasaban por la zona debido a la peculiar forma en la que su propietario decidió estacionar. Con una plaza a la izquierda y otra a la derecha, ambas flanqueadas por dos árboles, el piloto optó por la solución más cómoda: dejar el coche sobre la línea divisoria y en pleno centro: dos plazas para un solo coche.

La reacción de varios vecinos no se hizo esperar. La más graciosa, un pinta y colorea de una tortuga con un mensaje: "Muchos niños de 3 años tienen problemas para no salirse de las líneas. A lo mejor, si practicas coloreando esta tortuga, te ayuda a aparcar mejor", reza la nota que le colocaron en el parabrisas. En otra, en este caso en forma de post-it pegado en una ventanilla, el mensaje es más directo: "Hay que aparcar bien".

Coche mal aparcado

Pero la nota menos graciosa (al menos para la persona que dejó el coche aparcado de esta forma) llegó de manos de la Policía Local: la correspondiente multa por mal estacionamiento.