Opinión

El valor del Girona más allá del apoyo del City

Míchel

Míchel

El Girona tiene proyecto y se nota. En la tertulia de este pasado miércoles de Línea de Fons en À Punt junto a Gustavo Clemente y con la compañía, entre otros, del compañero de Catalunya Radio Eduard Solà, desde Montilivi apuntaban al poder de decisión y de consenso de Míchel en la confección de plantilla. Puede parecer algo banal pero desde Mestalla ese detalle es algo que nos pilla lejísimos con Meriton y Corona en la entidad.

Peter Lim es el que decide todo y la mejor prueba es que Layhoon, que viajó esta semana pasada a Singapur, ha llegado con un mensaje para el director deportivo. Algo que parece de película y es que Corona debería haber viajado junto a la presidenta y algún ejecutivo más para tener una reunión en la que afrontar esos ‘pros’ y contras.

Pero eso a Peter Lim le da igual. Como siempre. Es incomprensible que a estas alturas tengamos tan asumido que en el próximo mercado de enero no se va a fichar. Sobre todo porque la plantilla hace aguas por todos lados y porque Baraja necesita algo más cuando mira al banquillo durante los partidos.

De hecho, el Pipo ya no es que necesite titulares, algo que en otra época era obligatorio, es que necesita suplentes que al menos puedan entrar durante los partidos a cambiar algo. Eso, en cierta medida, es una urgencia que Peter Lim de momento no se ha dado cuenta. O si le ha hecho y le da tanto igual como que otros clubes estilo Girona sean capaces de adelantar sin problemas al Valencia.