Consumir alimentos de temporada es la forma más sostenible y económica de aprovechar  todas las vitaminas y nutrientes de las frutas y hortalizas. 

Es cieque en la actualidad podemos encontrar muchos productos en casi cualquier época del año, pero estos no tendrán ni el sabor ni la textura característica.

Y, además, serán más caros. Ya sea porque se han utilizado técnicas para modificar o alterar su crecimiento, o porque han sido importados desde cualquier parte del mundo.

La calabaza, las espinacas, las mandarinas o la remolacha son frutas y verduras de temporada, propias de este mes de noviembre.

Y también la alcachofa. Un alimento que tiene dos temporadas, una en otoño y otra en temporada.

Las alcachofas son un alimento muy poco calórico, 44 calorías por cada 100 gramos Freepik

La alcachofa es una hortaliza que nace de una planta herbácea del género Cynara y que se cultiva, generalmente, en climas templados. Italia es el primer país productor, con casi 400.000 toneladas, seguido de Egipto, España, Perú, Argelia y Argentina.

La parte comestible son las bases de las hojas y el cogollo de la flor tubular, que se conoce como inflorescencia.

Su componente mayoritario es el agua, además de los hidratos de carbono, entre los que destacan la fructosa y la fibra.

¿Cuáles son las propiedades nutricionales de la alcachofa?

Como explica la Fundación Española de Nutrición (FEN), la porción comestible de la hortaliza es de 36 gramos por cada 100 de producto fresco. Y son una excelente fuente de nutrientes como proteínas, fibra, fósforo, potasio, esteroles y cinarina. 

  • La cinarina es un compuesto que tiene propiedades beneficiosas para la salud: depura y desintoxica el hígado. 
  • Los esteroles, que también se conocen como fitoesteroles, disminuyen los niveles de colesterol "malo" sin modificar el colesterol "bueno".

Además, tal y como señalan los nutricionistas:

  • "Una ración de alcachofas cubre el 20% de las ingesta diaria recomendada de fósforo".

Valor nutricional de las alcachofas, por cada 100 gramos:

  • 44 calorías.
  • 2,3 gramos de proteína.
  • 7,5 gramos de hidratos de carbono.
  • 2 gramos de fibra.
  • 88,1 gramos de agua.
  • 45 miligramos de calcio.
  • 1,5 miligramos de hierro.
  • 1 miligramo de yodo.
  • 47 miligramos de sodio.
  • 430 miligramos de potasio.
  • 130 miligramos de fósforo.

Así como vitamina B6, B12, C, A, D y E.

No obstante, "lo más destacable de su composición son una serie de sustancias que se encuentran en pequeña cantidad (esteroles y cinarina), pero dotadas de notables efectos fisiológicos positivos".

Un remedio para adelgazar y combatir la retención de líquidos

La teoría que casi siempre funciona para adelgazar es bastante sencilla: ingerir menos calorías de las que se ingieren.

Y, por eso, las alcachofas son una hortaliza que todos deberíamos incluir en nuestra dieta y, sobre todo, en la de aquellas personas que quieren perder peso. La FEN resalta que "es un alimento con muy pocas calorías”. Eso sí, no es milagroso.

Sus propiedades, y que contribuyen a controlar o bajar peso, se deben a su alta capacidad saciante y con propiedades diuréticas, es decir, para prevenir la retención de líquidos, que se manifiesta con vientre hinchado o bolsas bajo los ojos. Se trata de un problema que afecta a muchas personas y que no entiende de géneros. 

Pero la realidad es que las mujeres son más propensas a la hinchazón que es consecuencia de la acumulación de líquidos en el cuerpo. 

Aunque las causas son muy diversas, puede deberse a los cambios hormonales que se producen en diferentes etapas de la vida: embarazo, adolescencia o durante la menstruación. También puede ser causada por herencia genética o por el estilo de vida (sedentarismo, poco consumo de fibra…).

Las alcachofas son un remedio contra la retención de líquidos Freepik

La alcachofa es un aliado contra el colesterol

Un estudio publicado en la revista científica Nutrients sugiere que el consumo de alcachofas es eficaz para controlar los niveles de colesterol. Según los últimos datos, la mitad de la población tiene el colesterol alto, que es lo que se conoce como hipercolesterolemia. Se entiende por colesterol alto cuando supera los 200 mg/dL.

En la investigación, liderada por la doctora Antonella Riva, de la Universidad de Genova (Italia) se estudiaron a 60 adultos de entre 18 y 65 años, con sobrepeso e hipercolesterolemia leve. La mitad de los participantes recibieron placebo y el resto un suplemento anticolesterol elaborado por bergamota, un cítrico que es una mezcla entre la naranja y el limón, y alcachofa.

“Numerosos estudios han demostrado que el extracto de bergamota es efectivo para reducir la hipercolesterolemia, pero un porcentaje de sujetos responde mal y aún se desconoce la causa de esto. Como solución a esta limitación, en este estudio probamos una combinación de productos botánicos (fitosoma de bergamota y extracto seco de hoja de alcachofa) con un método de formulación específico y estandarizado con precisión”, explican los autores.

Un estudio ha demostrado que las alcachofas reducen los niveles de colesterol Freepik

Y después de dos meses, los resultados fueron esclarecedores: los participantes que tomaron suplementos de bergamota y alcachofa lograron reducir hasta 13 mg/dL de colesterol. 

Respecto al colesterol HDL, o colesterol "bueno", aumentó hasta 4,39 mg/dL de media.

También es clave para frenar el envejecimiento

Te puede interesar:

La alcachofa no solo previene todas las enfermedades que producen la obesidad o las enfermedades cardiovasculares, sino que es una fuente de antioxidantes para retrasar y combatir los signos de la edad en la piel. Y esto se debe a su alto contenido de potasio, que junto al sodio, calcio y vitamina A, previene el envejecimiento temprano de las células.

De hecho, son tales sus beneficios, que el extracto de alcachofa es un ingrediente muy utilizado en el sector de la cosmética y la belleza, con cremas reafirmantes y sérums que devuelven la luminosidad de la piel al promover la circulación sanguínea: más joven y firme.