EUROPA LEAGUE
Valencia 31Sevilla
 

M´Bia enseña la cara más cruel del fútbol

Feghouli, Jonas y Mathieu pusieron la eliminatoria de cara, pero el sevillista elimina al Valencia en el descuento

02.05.2014 | 00:53
Desolación tras la injusticia vivida
Desolación tras la injusticia vivida

Por lo civil o por lo criminal y sin Paco Alcácer, pero con 55.000 gargantas. Así se presentaba dispuesto a remontar el Valencia por obra y gracia de la UEFA. Había que marcar rápido y Feghouli lo hizo. Había que empatar la eliminatoria con un segundo tanto y Jonas aceptó el envite. En la segunda parte fue Mathieu el que puso al Valencia camino de Turín, pero de nuevo un injusto (esta vez legal) gol de M'Bia truncó todo sueño valencianista de un zarpazo cruel.

Los once elegidos eran sabedores del potencial hispalense y de la dificultad de la empresa que le deben a Mestalla y por ello salieron con el cuchillo entre los dientes, alentados desde el segundo cero por todos y cada uno de los valencianistas que rodearon el campo para esperar a los suyos a su llegada y recordarles por qué y por quiénes debían dejarse la piel.

El Valencia cargó con el peso del partido y ya fuera desde la diestra, centro o siniestra, las balas locales no daban tregua a la zaga sevillana. Jonas, Piatti y Feghouli querían marcar a toda costa y precisamente en un ataque del francoargelino en el minuto 13 (hoy no hay gafe que valga) se comenzó a fraguar la remontada. Vargas cedía al centrocampista, que recortaba a dos defensas y chutaba para batir a Beto. 1-0 y a consolidar el marcador.

Eliminatoria igualada
Esta noche europea el Valencia es una apisonadora. Y el Sevilla un rival grogui que no sabía por dónde salía el sol. Se llegaba al minuto 25 y Jonas hacía de Alcácer para rematar perfectamente de cabeza un servicio de Bernat desde la izquierda. El balón tocó el larguero, botó sobre la línea y fue empujado a las redes por Beto, el villano.

El partido estaba de cara, pero lo cierto es que el Sevilla tiene mucha calidad en ataque y un taconazo de Bacca dejó solo a Reyes en el área pequeña para empujar el balón a gol pero... apareció volando Alves, al que sólo le faltó la capa roja. Hoy sí hay portero y de los que ganan partidos. El descanso salvó al Sevilla de un mayor castigo.

El segundo acto tenía mucho que ofrecer al respetable y en menos de cinco minutos fueron Parejo y Piatti los primeros que probaron fortuna. El camino a seguir estaba bien señalizado, pero Emery aleccionó a los suyos en el vestuario para que trataran de mimar el balón con intención de apagar el fuego local.

Sin tregua
Los minutos pasaban y el Valencia, espoleado por la mejor afición del mundo, no quería permitir muchas licencias a los andaluces, que sólo querían firmar una tregua cual enemigo rodeado.

La tensión no podía decaer y Pizzi decidió sustituir a un entregado Piatti para meter al siempre eléctrico Fede con la misión de volver loco a Coke, que casi no podía ni con Vargas. Al Sevilla le temblaban las piernas.

Mathieu, el gran capitán, honró a Mestalla con un gol para deleite del personal. Era el tercero del Valencia. La eclosión de júbilo hizo tronar el estadio como sólo las fallas creían poder hacer. La remontada era una realidad y ya nos estábamos acostumbrando, pero aún quedaba mucho partido. Todo un mundo.

Pizzi quemaba sus naves en busca de frescura y tanto Parejo como Jonas dejaron su sitio a Fuego y Barragán, que tenían la nada sencilla misión de contener las embestidas rivales que, ahora sí, se hacían notar con balones aéreos. Fazio se ponía el 9 a la espalda.

Sueños rotos
El cronómetro no daba tregua a nadie. Los segundos pasaban rápido para los de Emery y lentos, muy lentos, para los valencianistas. Los cinco minutos de descuento se cobraron la salud de más de uno, pero fue de nuevo M'Bia el que nos mató. El medio sevillista cazó un balón desesperado para eliminar al Valencia en el último suspiro y llenar Mestalla de lágrimas de desesperación, tanto las de los aficionados como las de los jugadores, y hasta agentes de seguridad, que ya veían a un heroico Valencia en Turín. Fue nadar para morir en la orilla. Al final, después de 180 minutos, el Valencia se queda fuera de la final europea por el gol de M'Bia, pero el que marcó en Sevilla en fuera de juego clamoroso que vio todo el mundo menos el árbitro y sus cinco asistentes. Injusto. Desolador.

- Ficha Técnica:
3-Valencia: Alves, Joao, Costa, Mathieu, Bernat; Keita, Parejo (Javi Fuego, m.78), Piatti (Fede, m.62), Feghouli; Vargas y Jonas (Barragán, m.85).

1-Sevilla: Beto, Coke, Fazio, Pareja, Fernando Navarro (Alberto Moreno, m.72); M'Bia, Carriço, Reyes (Marin, m.78), Rakitic, Vitolo y Bacca (Gameiro, m.66).

Goles: 1-0, m.14: Feghouli. 2-0, m.26: Jonas. 3-0, m.65: Mathieu. 3-1, m.94: M'Bia.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Amonestó por el Valencia a Bernat y Feghouli, Alves y Mathieu, y por el Sevilla a Carriço.

Incidencias: Partido de vuelta de las semifinales de la Liga Europa, disputado en el estadio de Mestalla ante 52.000 aficionados.

Enlaces recomendados: Premios Cine