01 de diciembre de 2020
01.12.2020
Superdeporte

Empujones, insultos y forcejeos para conseguir el prestigioso robot de cocina de Lidl

El artículo se agotó en cuestión de minutos en todas las tiendas de España

01.12.2020 | 17:26
Empujones, insultos y forcejeos para conseguir el prestigioso robot de cocina de Lidl

La pandemia, el confinamiento y todo lo que ha venido detrás ha sacado el lado más goloso de los españoles. El furor por la cocina y la repostería ha sido y sigue siendo una realidad en nuestro país y prueba de ello es la respuesta de la población a la venta del Monsieur Cuisine, el robot de cocina de Lidl que arrasó en ventas y que generó polémicas en muchos supermercados el pasado Black Friday.

La gente se echó, el pasado viernes, a la calle para hacerse con el famoso robot de cocina, que incluso llevaba una versión infantil para los pequeños cheffs de casa. La cadena de supermercados evitó, con el fin de atraer a los clientes a sus tiendas, la venta online y el resultado fue el de choques, forcejeos, insultos, tirones de pelo e incluso empujones para hacerse con una unidad.

La gente se lanzó a por el robot y los palés se quedaron vacíos en cuestión de minutos. "En tres minutos estaban vacíos", sostienen algunos de los trabajadores de Lidl. Hubo colas a las 7.45 horas de la mañana para hacerse con el Monsieur Cuisine. "Quienes veían a una persona que llevaba en su carrito dos, se acercaban sin dudarlo para pedirle uno", sostiene una empleada.



Por ejemplo, en los Lidl de Ourense (Galicia) los aparcamientos estaban a reventar a primera hora. De hecho, en uno de ellos (en Quintela), la cola de clientes llegaba hasta la carretera a las 7:30 horas. "Un día eres joven y al siguiente vienes a las 7.30 a Lidl a comprar un robot de cocina", escribía un twittero que compartía la imagen de las colas a las puertas de la tienda a primera hora.

El precio de Monsieur Cuisine

La clientela arrasó, pero horas más tarde todavía había colas. ¿Para qué? Para apuntarse en la lista de espera... y para hacerlo los compradores tenían que entrar en la tienda y solo podían apuntarse si compraban otras cosas. ¡Jugada redonda de Lidl! "Voló", dijo una cajera de Ribadeo cuando le preguntaron por el robot de cocina. Sin duda, la reacción de la clientela es digna de estudio. El precio de venta del robot fue de 359 euros y la versión infantil de 29.99 euros; una cifra atractiva y más económica que la que ofertan otros robots de otras conocidas marcas...
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook