11 de octubre de 2018
11.10.2018
11/10/2018

¿Qué pasó entre Marcelino, los capitanes y Rodrigo?

Es habitual en el técnico hablar con los capitanes sobre ciertas situaciones

11.10.2018 | 17:11

Rotundamente cierto que hubo toque de atención de Marcelino a Rodrigo tras el partido ante el Celta de Vigo. De hecho, el entrenador encargó a los otros tres capitanes, Parejo, Jaume y Gayà, que hablaran con Rodrigo y trataran de 'llevarlo al redil'. Es habitual en el técnico hablar con los capitanes sobre este tipo de situaciones. Sin ir más lejos, utilizó esta 'técnica' la temporada pasada con el italiano Simone Zaza. Esperemos que vuelva a funcionar, porque queda claro que el equipo necesita al mejor Rodrigo y todos tendrán que poner de su parte, los capitanes, el propio Rodrigo y Marcelino. Los problemas de egos en los vestuarios han existido toda la vida y seguirán existiendo, de lo que se trata es que no se exporten al terreno de juego.

Sobre Carlos Soler

Prometo encontrar tiempo para escribir de Carlos Soler. Lo que le he visto en los últimos partidos no hace más que emocionarme. Pero no por lo que ha mostrado, más bien por lo que deja entrever que puede llegar a ser. Ha adquirido un nivel de intensidad en el juego, tiene un punto físico de ir y venir, de meter el pie con fuerza, que, unido a la indiscutible calidad que tiene, me hace pensar que en unos años, de ahí emergerá un futbolista de esos que puede hacer historia. Además, mentalmente es bueno, competitivo.


Lo del Real Madrid

En la basura más infecta puede crecer una flor, por ello siempre digo que con el tiempo me doy cuenta de cuánto aprendí con uno de los peores momentos que me ha dado el fútbol, cuando siendo jovencillo, me dijeron de buena tinta, que Mijatovic se marchaba al Real Madrid. Pocas veces me he sentido tan vacío y decepcionado. Desde entonces sé que cualquier futbolista puede marcharse del Valencia CF a otro equipo por diferentes motivos, -dinero y posibilidad de ganar (más) títulos-, y desde entonces a quien pido amor incondicional al escudo es a los aficionados. A los jugadores hay que pedirles profesionalidad y que honren la camiseta que llevan. Pues bien, acabo de leer esto de Mauro Silva, centrocampista brasileño del Deportivo que le dijo 'no' al Real Madrid y me ha dejado pensativo: «Irme al Madrid era mandar un mensaje a la sociedad de que el dinero lo podía todo, y en mi caso no es así. Construí una historia muy bonita con el Depor y nunca me arrepentiré. Lo que viví allí no se paga con dinero».

Más artículos de opinión de Carlos Bosch, aquí.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook