19 de noviembre de 2018
19.11.2018
19/11/2018

Aristóteles le gana la partida a Marcelino

He llegado a la conclusión de que Marcelino no dice la verdad cuando afirma que en invierno habrá fichajes si hay salidas

19.11.2018 | 13:02
Aristóteles le gana la partida a Marcelino

Un silogismo es algo así como una manera lógica de llegar a una conclusión partiendo de razonamientos que debemos tomar por verdaderos de manera absoluta. Digo esto porque utilizando la lógica, es decir, con un silogismo, he llegado a la conclusión de que Marcelino no dice la verdad cuando afirma que en invierno habrá fichajes si hay salidas, es decir, que si no hay salidas no habrá fichajes. Desde la información se puede desmentir esa afirmación, y yo lo hago porque sé que el Valencia CF se está planteando seriamente fichar en invierno, y desde la visión de un entrenador de fútbol se puede considerar que es estratégicamente conveniente decirlo aunque sea una 'mentirijilla'. De hecho, yo haría lo mismo. Pero dejemos lo que conviene o no decir y vayamos a lo que ha dicho porque he estado dándole muchas vueltas a algunas palabras de Marcelino en una entrevista en la Cadena Cope: algo no me encajaba. Cuando le preguntan si Lato va a salir dice que no porque si sale Lato hay que fichar otro lateral izquierdo, y cuando le preguntan si habrá fichajes en invierno dice que habrá fichajes si hay salidas... Ya sé que es Marcelino quien puede decidir si hay salidas y por lo tanto fichajes, pero su 'trampa' dialéctica nos muestra que él quiere que haya salidas para que haya fichajes, y me explico. El primer razonamiento, el de que Lato no puede salir porque habría que fichar otro lateral izquierdo, invalida de raíz el segundo razonamiento, el de 'habrá fichajes si hay salidas'. ¿Por qué? Porque por la misma razón que no puede salir Lato, no podría salir, por ejemplo, Murillo. Si sale Murillo tiene que venir otro central. ¿Dónde quiero ir a parar? Muy fácil, de manera indirecta, Marcelino nos está diciendo que hay futbolistas que son suplentes pero indispensables, y que hay futbolistas que son suplentes pero no son indispensables y por lo tanto si se les encuentra una salida, mejor. Si aplicamos el razonamiento de Lato para todos los futbolistas, cuando le preguntan a Marcelino si habrá fichajes, la respuesta habría de ser simple: no. ¿Por qué Marcelino deja abierta la puerta a que haya salidas si me está diciendo que no puede haber salidas? Pues porque no quiere que salga Lato, pero sí quiere que salgan otros. Sé que parece retorcido, pero eso díganselo a Aristóteles, que es el padre del razonamiento lógico. PD: ¿Qué dice Marcelino de Murillo? «Lo importante es que un jugador quiera estar en un sitio. Y si él quiere estar aquí no tengo ninguna queja, todo lo contrario. Así se lo manifesté a él». Más claro que el agua.


Más opiniones de Carlos Bosch.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook